viernes, 28 de febrero de 2014

Wagner. La cabalgata de las valquirias

La Cabalgata de las valquirias (en alemán Walkürenritt o Ritt der Walküren) es el término popular para referirse al comienzo del tercer acto de La valquiria, la segunda ópera de la tetralogía El anillo del nibelungo, compuesta por Richard Wagner. El tema principal de la Cabalgata, el leitmotiv llamado Walkürenritt, fue escrito por el compositor el 23 de julio de 1851 y terminó el borrador preliminar de la Cabalgata en 1854, como parte de la composición de la ópera, cuya orquestación finalizó completamente para finales del primer cuatrimestre de 1856. Junto con la Marcha nupcial de Lohengrin, La cabalgata de las valquirias es una de las piezas más conocidas de Wagner. En el teatro de ópera, la Cabalgata, que dura ocho minutos, comienza en el preludio del acto, sumándose sucesivamente instrumentos al acompañamiento hasta que el telón se levanta y se ve el pico de una montaña donde se han reunido cuatro de las ocho valquirias hermanas de Brunilda para preparar el transporte de los héroes caídos al Valhalla. A medida que se unen las otras cuatro, la orquesta representa la melodía familiar, mientras que, sobre ella, las valquirias se saludan entre ellas y cantan su grito de guerra. Aparte de la canción de las Doncellas del Rin (Rhinemaidens) en El oro del Rin, es la única pieza de conjunto en las tres primeras óperas de Wagner del ciclo del Anillo. Fuera del teatro de ópera, es habitual escuchar únicamente la versión instrumental, que puede durar unos tres minutos.

jueves, 27 de febrero de 2014

Bellini. Casta Diva

"Casta Diva" es un aria de la ópera Norma de Vincenzo Bellini en la que su protagonista Norma dirige una plegaria a la Luna.
Norma es una de las cumbres del bel canto romántico y uno de los papeles más difíciles de todo el repertorio lírico. El aria de la invocación a la Luna Casta Diva se sucede inmediatamente después de la entrada de la sacerdotisa druida Norma en el primer acto, cuando corta una rama de muérdago como ofrenda. Musicalmente se divide en dos partes: aria y cabaletta.
La ópera fue interpretada por las máximas sopranos de la historia como Giuditta Pasta, Giulia Grisi, Lilli Lehmann, Rosa Raisa, Claudia Muzio, Rosa Ponselle, Gina Cigna y otras pero fue Maria Callas quien le dio mayor trascendencia después de la Segunda Guerra Mundial.
Callas impulsó la revitalización del belcanto romántico y Casta Diva fue su aria emblemática. La sucedieron Joan Sutherland y Montserrat Caballé además de Renata Scotto, Renata Tebaldi, Leyla Gencer, Elena Suliotis, Grace Bumbry, Shirley Verrett, Anna Tomowa Sintow, Gwyneth Jones, Beverly Sills, June Anderson y Edita Gruberová entre las más famosas. Actualmente cantan el aria Anna Netrebko, Mariella Devia, Hasmik Papian, Renée Fleming, Angela Gheorghiu, la mezzosoprano Cecilia Bartoli y otras.
Existe una versión por la célebre contralto afroamericana Marian Anderson y adaptaciones de cantantes populares como Nana Mouskouri. Asimismo, en la novela del escritor ruso Goncharov, Oblómov, la impresión reiterada que en el protagonista hace su entonación en boca de una joven doncella produce en él el verdadero cambio de su vida, enamorándose profundamente de ella, siendo este un tema recurrente en toda la obra.


Aria
Casta Diva, che inargenti
queste sacre antiche piante,
a noi volgi il bel sembiante
senza nube e senza vel...
Tempra, o Diva,
tempra tu de’ cori ardenti
tempra ancora lo zelo audace,
spargi in terra quella pace
che regnar tu fai nel ciel...
Fine al rito: e il sacro bosco
Sia disgombro dai profani.
Quando il Nume irato e fosco,
Chiegga il sangue dei Romani,
Dal Druidico delubro
La mia voce tuonerà.
Cadrà; punirlo io posso.
(Ma, punirlo, il cor non sa.
Ah! bello a me ritorna
Del fido amor primiero;
E contro il mondo intiero...
Difesa a te sarò.
cabaletta
Ah! bello a me ritorna
Del raggio tuo sereno;
E vita nel tuo seno,
E patria e cielo avrò.
Ah, riedi ancora qual eri allora,
Quando il cor ti diedi allora,
Ah, riedi a me.)
Aria
¡Casta Diva, que plateas
estas sacras antiguas plantas,
a nosotros vuelve el bello semblante
sin nube y sin velo!
Templa, oh, Diva
templa estos corazones ardientes,
templa de nuevo el celo audaz,
Esparce en la tierra esa paz
que reinar haces en el cielo.
Fin al rito, y el sacro bosque
sea limpiado de los profanos.
Cuando el numen airado y hosco
exija la sangre de los romanos
desde el druídico santuario
mi voz tronará.
Caerá, castigarlo puedo
(Mas castigarlo el corazón no sabe.
¡Ah! bello a mí retorna
del fidedigno amor primero,
y contra el mundo entero
defensa para ti seré.
cabaletta
¡Ah! bello a mí retorna
del rayo tuyo sereno
y vida en tu seno
y patria y cielo habré
¡Ah! regresa de nuevo cual eras entonces,
cuando el corazón te di.
ah, regresa a mí.)

Donizetti. Una furtiva lagrima

Una furtiva lagrima es una romanza para tenor incluida en la ópera L'elisir d'amore, compuesta por Gaetano Donizetti en 1832. Constituye el aria más célebre de la ópera, y la han interpretado a través de los años tenores de la mas alta talla, como los maestros Plácido domingo, Enrico Caruso, Alfredo Sadel, Tito Schipa, Beniamino Gigli, Mario Lanza, Luciano Pavarotti, Rolando Villazón, José Carreras, Alfredo Kraus, Andrea Bocelli, Ramón Vargas, Jussi Björling y Juan Diego Flórez.
Una furtiva lagrima se canta durante la octava escena del segundo acto. El ingenuo Nemorino ha comprado un supuesto elixir de amor a un charlatán, el doctor Dulcamara, convencido de que al ingerirlo podría conquistar el corazón de Adina, una bella y rica terrateniente, pero el ardid parece no causar efecto, además porque el embaucador en vez del supuesto elixir le vendió vino de Burdeos y Adina, por el contrario, anuncia su compromiso con otro pretendiente, el sargento Belcore. Desesperado y con el fin de conseguir dinero para adquirir otra dosis del supuesto elixir, el enamorado se alist como soldado en el regimiento de su rival Belcore. Las muchachas de la villa se enteran de que ha muerto un tío de Nemorino, dejándole una enorme fortuna, por lo que todas empiezan a rodearlo y coquetearle, lo que el ingenuo campesino interpreta como un efecto del elixir.

 
Una furtiva lagrima
negli occhi suoi spuntò:
Quelle festose giovani
invidiar sembrò.
Che più cercando io vò?
Che più cercando io vò?
M'ama! Sì, m'ama, lo vedo. Lo vedo.
Un solo istante i palpiti
del suo bel cor sentir!
I miei sospir, confondere
per poco a' suoi sospir!
I palpiti, i palpiti sentir,
confondere i miei coi suoi sospir...
Cielo! Si può morir!
Di più non chiedo, non chiedo.
Ah, cielo! Si può, Si può morir
Di più non chiedo, non chiedo.
Si può morir, Si può morir d'amor.
Una furtiva lágrima
De los ojos suyos brotó,
Aquellas alegres jóvenes
ella envidiar pareció.
¿Qué más voy a buscar yo?
¿Qué más voy a buscar yo?
Me ama, sí, me ama, lo veo, lo veo.
¡Un sólo instante el palpitar
de su hermoso corazón sentir!
Mis suspiros confundir
casi con su suspirar.
Sus pálpitos, sus pálpitos sentir,
confundir nuestro suspirar...
¡Cielo! ¡se puede morir!
Más yo no pido, no pido.
¡Ah Cielo! Sí puedo, sí puedo morir!
Más yo no pido, no pido.
Se puede morir, ¡Se puede morir de amor!

Rossini. Il barbiere di Siviglia

Rossini. La Cenerentola

Duruflé. Pie Jesu



Pie Jesu
Pie Jesu
Qui tollis peccata mundi
Dona eis requiem

Pie Jesu
Qui tollis peccata mundi
Dona eis requiem

Agnus Dei
Qui tollis peccata mundi
Dona eis requiem
Sempiternam

Piadoso Jesús 
Piadoso Jesús
Que quitas el pecado del mundo
Dales descanso

Piadoso Jesús
Que quitas el pecado del mundo
Dales descanso

Cordero de Dios
Que quitas el pecado del mundo
Dales descanso
Eterno

Bryars. Jesus' blood never failed me yet


Bryars dice:
"En 1971, cuando vivía en Londres, yo estaba trabajando con un amigo, Alan Power, en una película sobre la gente que vivía en la calle alrededor del área de Elephant and Castle y la estación de Waterloo. Al filmar, algunas personas, borrachas, rompieron a cantar - a veces trozos de ópera, a veces baladas sentimentales - y uno, que, de hecho, no bebía, cantaba una canción religiosa "La sangre de Jesús nunca me ha fallado hasta ahora". Ésta sección no fue utilizado en la película y me dieron junto con ésta todas las secciones no utilizadas de la cinta. Cuando tocaba en casa, me encontré con que su canto sintonizaba con mi piano, y yo improvisé un acompañamiento simple. Me di cuenta, también, que la primera sección de la canción - 13 compases de largo - formaba un eficaz bucle que se repitia de forma impredecible [en las notas para el registro de 1993, sobre Point, Bryars escribió que mientras que el tono de la cantante era bastante exacta , su sentido del ritmo era irregular]. Tomé el bucle de cinta de Leicester, donde yo estaba trabajando en el Departamento de Bellas Artes, y copié el bucle en un carrete de cinta continua, pensando en añadir un acompañamiento orquestado para esto. La puerta de la sala de grabación daba a uno de los grandes estudios de pintura y dejé la copia de la cinta en marcha, con la puerta abierta, mientras fui a tomar una taza de café. Cuando volví me encontré con la sala, normalmente animada, inusualmente apagada. Las personas se movían mucho más lentamente de lo habitual y algunos estaban sentados a solas, en silencio llorando. Me quedé perplejo hasta que me di cuenta de que la cinta seguía tocando y que habían sido afectados por el canto del anciano. Esto me convenció de la fuerza emocional de la música y de las posibilidades ofrecidas por la adición de un simple, aunque poco a poco evolucionado acompañamiento orquestal que respetara la nobleza del vagabundo y su fe simple. Aunque murió antes de que pudiera oír lo que había hecho con su canto, la pieza permanece como un testimonio elocuente, pero subestimado a su espíritu y optimismo "

Jesus' blood never failed me yet 
Jesus' blood never failed me yet
Never failed me yet
Jesus' blood never failed me yet
There's one thing I know
For he loves me so

Mozart. Così fan tutte (acto 1)

Mozart. Così fan tutte (acto 2)

Wagner. Muerte de Isolda

original en alemán
traducción al español
Mild und leise
wie er lächelt,
wie das Auge
hold eröffnet
seht ihr's, Freunde?
Seht ihr's nicht?
Immer lichter
wie er leuchtet,
Stern-umstrahlt
hoch sich hebt?
Seht ihr's nicht?
Wie das Herz ihm
mutig, schwillt,
voll und hehr
in Busen ihm quillt.
Wie den Lippen,
wonnig mild,
süßer Atem sanft entweht:
Freunde! Seht!
Fühlt und seht ihr's nicht?
Höre ich nur
diese Weise,
die so wunder voll und leise,
Wonne klagend,
alles sagend,
mild versöhnend
aus ihm tönend,
in mich dringet, auf sich schwinget,
hold erhallend, um mich klinget?
Heller schallend, mich umwallend,
sind es Wellen sanfter Lüfte?
Sind es Wogen wonniger Düfte?
Wie sie schwellen, mich umrauschen,
soll ich atmen,
soll ich lauschen?
Soll ich schlürfen, untertauchen?
Süß in Düften mich verhauchen?
In dem wogenden Schwall
in dem tönendem Schall,
in des Weltatems
wehendem All -
ertrinken,
versinken,
unbewußt -
höchste Lust!
Cuan dulce y suave
sonríe,
como se entreabren
sus ojos tiernamente
¿Le veis, amigos?
¿No le veis...?
¡Cómo resplandece
con luz creciente!
Cómo se alza
rodeado de estrellas.
¿No le veis?
¡Cuán valiente y henchido,
lleno y sublime,
se le inflama el corazón
en el pecho!
Y de sus labios
deleitosos y suaves
fluye un hálito dulce y puro:
¡Amigos, mirad!
¿No le percibís? ¿No le veis?
¿Tan sólo oigo yo esa melodía,
que tan maravillosa y quedamente,
suena desde su interior
en delicioso lamento
que todo lo revela,
en tierno consuelo, gentil reconciliación,
penetrando en mí, elevándose,
en dulces ecos
que resuenan en mí?
Esa clara resonancia que me circunda
¿es la ondulación de delicadas brisas?
¿Son olas de aromas embriagadores?
¡Cómo se dilatan y me envuelven!
¿Debo aspirarlas?
¿Debo percibirlas?
¿Debo beber o sumergirme?
¿O fundirme en sus dulces fragancias?
En el fluctuante torrente,
en la resonancia armoniosa,
en el infinito hálito
del alma universal,
en el gran Todo...
perderse, sumergirse...
sin conciencia...
¡supremo deleite!

Wagner. Preludio de Tristán e Isolda

Tristán e Isolda (título original en alemán, Tristan und Isolde) es una ópera en tres actos con música y libreto en alemán de Richard Wagner, basado en gran medida en el romance de Godofredo de Estrasburgo. Fue compuesta entre 1857 y 1859 y se estrenó en Múnich el 10 de junio de 1865, bajo la batuta de Hans von Bülow. Wagner no la llamaba ópera sino Eine Handlung, que se traduce como «drama musical»; este término lo usó el dramaturgo español Calderón para sus dramas. Forma parte del Canon de Bayreuth. La composición de Wagner de Tristán e Isolda fue inspirado por su aventura con Mathilde Wesendonck y la filosofía de Arthur Schopenhauer. Reconocida ampliamente como una de las cumbres de su repertorio operístico, Tristán destaca por el uso avanzado de Wagner del cromatismo, la tonalidad, el color orquestal y suspensión armónica. El primer acorde de la ópera, llamado el «acorde de Tristán», se considera de gran importancia en el desarrollo de la armonía tonal tradicional. La ópera fue muy influyente entre los compositores clásicos occidentales y proporcionó inspiración a compositores como Gustav Mahler, Richard Strauss, Karol Szymanowski, Alban Berg y Arnold Schoenberg. Muchos ven Tristán como el comienzo del fin de la armonía convencional y la tonalidad y consideran que establece la base para la dirección de la música clásica en el siglo XX.

Mozart. Le nozze di Figaro (actos 1-2)

Mozart. Le nozze di Figaro (actos 3-4)

Nabucco contra Berlusconi

El último 12 de marzo, Silvio Berlusconi debió enfrentar la realidad. Italia festejaba el 150 aniversario de su unificación y en esa ocasión se dio en la Ópera de Roma la ópera “Nabucco” de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Ricardo Muti. “Nabucco” es una obra tanto musical como política: evoca el episodio de la esclavitud de los judíos en Babilonia, y su famoso coro “Va’ pensiero” es el canto de los esclavos oprimidos. En Italia, este canto es el símbolo de la búsqueda de libertad del pueblo, que a fines del siglo XIX -época en que se escribió la ópera – estaba oprimido por el imperio de los Habsburgo, al que combatió hasta la ceación de la Italia unificada. Antes de la representación de marzo pasado, Gianni Alemanno, alcalde de Roma, subió al escenario para pronunciar un discurso denunciando los recortes al presupuesto de cultura que hizo el gobierno, a pesar de que Alemanno es miembro del partido gobernante y viejo ministro de Berlusconi. Esta intervención política, en un momento cultural de los más simbólicos para Italia, produciría un efecto inesperado, puesto que Berlusconi en persona asistía a la representación. Relatado luego por el Times, Ricardo Muti, director de la orquesta, contó que fue una verdadera velada de revolución: “Al principio hubo una gran ovación en el público. Luego comenzamos con la ópera. Se desarrolló muy bien hasta que llegamos al famoso canto “Va pensiero”. Inmediatamente sentí que la atmósfera se tensaba en el público. Hay cosas que no se pueden describir, pero uno las siente. Era el silencio del público que se hacía sentir. Pero en el momento en que la gente se dio cuenta que empezaba el “Va Pensiero”, el silencio se llenó de verdadero fervor. Se podía sentir la reacción visceral del público ante el lamento de los esclavos que cantan: “Oh patria mía, tan bella y perdida.” Cuando el coro llegaba a su fin, ya se oían en el público varios “bis”. El público comenzó a gritar: “¡Viva Italia!”, “¡Viva Verdi!”, “¡Larga vida a Italia!”. La gente en el gallinero comenzó a arrojar papeles con mensajes patrióticos. En una única ocasión Muti había aceptado hacer un bis para el “Va Pensiero”, en la Scala de Milán en 1986, puesto que para él la ópera no debe sufrir interrupciones. “Yo no quería sólo hacer un bis. Tenía que haber una intención especial para hacerlo”, relata. Pero el público ya había despertado su sentimiento patriótico. En un gesto teatral, Muti se dio vuelta y miró al público y a Berlusconi a la vez, y dijo: “Sí, estoy de acuerdo con esto. ‘Larga vida a Italia’. Pero… Ya no tengo más 30 años y he vivido mi vida, pero recorrí mucho el mundo, y hoy tengo vergüenza de lo que sucede en mi país. Entonces accedo a vuestro pedido de un bis para el ‘Va Pensiero’, nuevamente. No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía el Coro que cantó ‘Ay mi patria, tan bella y perdida’, pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria estaría en verdad ‘bella y perdida’”. (Aplausos , incluidos de los artistas en escena) Continuó: “Ya que reina acá un clima italiano, yo, Muti, me callé la boca muchos años. Quisiera ahora… tendríamos que darle sentido a este canto; estamos en nuestra casa, el teatro de Roma, y con un coro que cantó magníficamente bien y que acompañó espléndidamente la orquesta. Si quieren, les propongo unirse a nosotros para que cantemos todos juntos”. Entonces invitó al público a cantar con el coro de esclavos: “Vi grupos de gente levantarse. Toda la Ópera de Roma se levantó. Y el Coro también. Fue un momento mágico en la ópera. Esa noche no fue solamente una representación de ‘Nabucco’, sino también una declaración del teatro de la capital para llamar la atención a los políticos.” Acá está el video de ese momento lleno de emoción:

El Valhalla

Todos los personajes de El anillo del nibelungo se mueven dentro del mundo mitológico de las sagas germánicas. No se trata de personas sino de personificaciones de fuerzas vitales de la conciencia o la naturaleza. La humanidad está representada en tres niveles: el mundo subterráneo, la corteza terrestre y las cumbres luminosas. Entre los tres niveles se van dando diferentes luchas por el poder y las posesiones: El nivel subterráneo es el Nibelheim, donde habitan los enanos nibelungos. El nivel terrenal es el Riesenheim, donde habitan los gigantes. El nivel de las alturas es el Walhalla, donde habitan los dioses.
1 - Los nibelungos son la raza que habita en las profundidades de la tierra, habitantes del nivel más bajo, son gnomos tenebrosos, enanos, pequeños, horribles, feos, deformes, negros, torpes, polvorientos, escurridizos, envidiosos, reptan como insectos en vez de caminar. Son explotados por un tirano que los tiene esclavizados extrayendo minerales para producir adornos que no tienen a quien vender. Son seres brutales, sin inteligencia ni capacidad creativa o imaginativo. Desconocen el amor pues no pueden lograr ser amados debido a su fealdad tanto interna como externa, desconocen la amistad o la confianza. Viven en la amargura constante de la envidia y el rencor desconociendo la alegría. Cualquier virtud les es prohibida. Carecen de belleza, pasiones, imaginación o placeres. Viven en cuevas en las profundidades y en la oscuridad envidiando a la raza de los dioses que son su opuesto, en angostos subterráneos sin luz y sin belleza, en un reino donde todo se trata de poder y de posesión. Trabajan afanosamente en el fondo de la tierra, noche y día, amasando más y más oro. Representan a la sociedad esclava del oro que vive en la tinieblas del egoísmo.
2 - Sobre la corteza terrestre impera la raza de los gigantes. Su patria es el Riesenheim. Los gigantes viven en la superficie del mundo que es un bosque milenario atravesado por el caudaloso río Rin. Son los últimos vástagos de una ruda estirpe de escasa inteligencia. Gente brutal y ruda, machos que viven en soledad, últimos individuos de su progenie. Sin amor y sin hembras están condenados a la extinción. Se dedican a trabajar la dura roca para los dioses. Ellos construyeron con el sudor de su frente el bello palacio de los dioses poniendo piedra sobre piedra desde los cimientos hasta las cúpulas para erigir sus torres y sus puentes sin recibir paga alguna, sólo a cambio de falsas promesas de Wotan. Los gigantes no son ni hábiles ni ambiciosos. No tienen ninguna ambición de dominio sobre sus superiores, ni piensan tampoco organizar el mundo según su manera de pensar. Sólo les interesa encontrar el amor y reproducirse. En el centro de la floresta, está el ser originario de la belleza y el amor. El Fresno del Mundo es un árbol vigoroso que se yergue imponente en el centro del cosmos, arrogante, llenándolo todo con sus ramas, principio masculino de la naturaleza. De su raíz emana la fuente que llena el pozo del conocimiento y en sus ramas las nornas anudan la cuerda del destino.
3 - En el nivel de las resplandecientes alturas celestiales habitan los dioses, quienes se han alejado de sus orígenes terrestres participando de la corrupción general del mundo. Son genios de luz. Su soberano es Wotan. Son los privilegiados, los rubios, los hermosos, los teutónicos, los fuertes, los ágiles, los luminosos y los que nunca envejecen. Eternamente jóvenes, atesoran bienes y virtudes sin compartirlas y viven en su bellísima y luminosa fortaleza del Walhalla.