viernes, 31 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Mein Herre! Tristan!


KURWENAL
Mein Herre! Tristan!
Schrecklicher Zauber!
O Minnetrug!
O Liebeszwang!
Der Welt holdester Wahn!
Wie ist's um dich getan!
Hier liegt er nun,
der wonnige Mann,
der wie keiner geliebt und geminnt.
Nun seht, was von ihm
sie Dankes gewann,
was je Minne sich gewinnt!
Bist du nun tot?
Lebst du noch?
Hat dich der Fluch entführt?
O Wonne! Nein!
Er regt sich, er lebt!
Wie sanft er die Lippen rührt!

TRISTAN
Das Schiff? Siehst du's noch nicht?

KURWENAL
Das Schiff? Gewiß,
es naht noch heut';
es kann nicht lang mehr säumen.
KURWENAL
¡Mi señor!
¡Tristán!
¡Espantoso hechizo!
¡Oh, amor engañoso!
¡Oh, pasional arrebato!
Amable ilusión del mundo,
¡cómo te desvaneces!
Aquí yace ahora
el feliz caballero
que sabía amar y cortejar como nadie.
He ahí el premio que conquistó
de la Diosa del Amor...
¿Habrá expirado?
¿Vivirá aún?
¿Le arrebataría la maldición?
¡Oh, dicha! ¡No!
¡Palpita, vive!
¡Cuán suavemente mueve los labios!

TRISTAN
¿El buque? ¿No lo ves aún?

KURWENAL
¿El buque?
Con seguridad hoy llegará;
no puede ya tardar mucho.

jueves, 30 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Und drauf Isolde


TRISTAN
Und drauf Isolde.
wie sie winkt
wie sie hold
mir Sühne trinkt:
siehst du sie?
siehst du sie noch nicht?
Wie sie selig
hehr und milde
wandelt durch
des Meers Gefilde?
Auf wonniger Blumen
lichten Wogen
kommt sie sanft
ans Land gezogen.
Sie lächelt mir Trost
und süße Ruh',
sie führt mir letzte
Labung zu.
Ach, Isolde! Isolde!
Wie schön bist du!
Und Kurwenal wie,
du säh'st sie nicht?
Hinauf zur Warte,
du blöder Wicht!
Was so hell und licht ich sehe,
daß das dir nicht entgehe!
Hörst du mich nicht?
Zur Warte schnell!
Eilig zur Warte!
Bist du zur Stell'?
Das Schiff! Das Schiff!
Isoldes Schiff?
Du mußt es sehen!
Mußt es sehen!
Das Schiff? Säh'st du's noch nicht?
TRISTAN
Y desde él Isolda
me hace señas...
Amablemente brinda
por nuestra reconciliación.
¿La ves?
¿No la ves aún?
¡Cuan feliz
majestuosa y apacible
atraviesa
los campos del mar!
Sobre las deliciosas flores
que dibujan las ondas,
llega suavemente mecida,
a tierra.
Su sonrisa me proporciona
consuelo y dulce reposo.
Y trae para mí
el bálsamo postrero.
¡Ah! ¡Isolda! ¡Isolda!
¡Qué bella eres!
Y tú Kurwenal,
¿cómo, no has visto nada?
Sube al torreón,
¡pícaro cegato!
Aquello que veo con tan viva claridad
¿es posible que no percibas?
¿No me oyes?
¡Pronto a la atalaya!
¡Corre al torreón!
¿Estás ya en tu puesto?
¡El bajel! ¡El bajel!
¿El buque de Isolda?
¡Deberías divisarlo!
¡Debes verlo! ¿El barco?
¿No lo ves todavía?

miércoles, 29 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; O Wonne! Freude!


KURWENAL
O Wonne! Freude!
Ha! Das Schiff!
Von Norden seh' ich's nahen.

TRISTAN
Wußt' ich's nicht?
Sagt' ich's nicht?
daß sie noch lebt,
noch Leben mir webt?
Die mir Isolde
einzig enthält,
wie wär' Isolde
mir aus der Welt?

KURWENAL
Heiha! Heiha!
Wie es mutig steuert!
Wie stark der Segel sich bläht!
Wie es jagt, wie es fliegt!

TRISTAN
Die Flagge? Die Flagge?

KURWENAL
Der Freude Flagge
am Wimpel lustig und hell!

TRISTAN
Hahei! der Freude!
Hell am Tage
zu mir Isolde!
Isolde zu mir!
Siehst du sie selbst?

KURWENAL
Jetzt schwand das Schiff
hinter dem Fels.

TRISTAN
Hinter dem Riff?
Bringt es Gefahr?
Dort, wütet die Brandung,
scheitern die Schiffe!
Das Steuer, wer führt's?

KURWENAL
Der sicherste Seemann.

TRISTAN
Verriet' er mich?
Wär' er Melots Genoß?

KURWENAL
Trau' ihm wie mir!

TRISTAN
Verräter auch du!
Unsel'ger!
Siehst du sie wieder?

KURWENAL
Noch nicht.

TRISTAN
Verloren!

KURWENAL
Heiha! Hei ha ha ha!
Vorbei! Vorbei!
Glücklich vorbei!

TRISTAN
Hei ha ha ha! Kurwenal,
treuester Freund!
All mein Hab' und Gut
vererb' ich noch heute.

KURWENAL
Sie nahen im Flug.

TRISTAN
Siehst du sie endlich?
Siehst du Isolde?

KURWENAL
Sie ist' s! Sie winkt!

TRISTAN
O seligstes Weib!

KURWENAL
Im Hafen der Kiel!
Isolde, ha!
mit einem Sprung
springt sie vom Bord ans Land.

TRISTAN
Herab von der Warte,
müßiger Gaffer!
Hinab! Hinab
an den Strand!
Hilf ihr! Hilf meiner Frau!

KURWENAL
Sie trag' ich herauf:
trau' meinen Armen!
Doch du, Tristan
bleib' mir treulich am Bett!
KURWENAL
¡Oh, dicha! ¡Alegría!
¡Ah! ¡El barco!
Lo veo acercarse desde el norte.

TRISTAN
¿No lo sabía yo?
¿No lo dije?
Todavía vive,
aun teje la trama de mi vida.
Para mí Isolda
lo resume todo.
¿Cómo podría estar Isolda
para mí fuera del mundo?

KURWENAL
¡Viva! ¡Viva!
¡Con que gallardía boga!
¡Cuán pujantes se hinchan las velas!
¡Cómo avanza! ¡Cómo vuela!

TRISTAN
¿El pabellón? ¿El pabellón?

KURWENAL
¡El alegre pabellón, claro y jubiloso,
está izado en el palo mayor!

TRISTAN
¡Ah, la alegría!
En la claridad del día
acude hacia mí Isolda.
¡Isolda hacia mí!
¿No la ves a ella?

KURWENAL
Ahora desaparece el navío
tras las rocas.

TRISTAN
¿Detrás de las rocas?
¿Corre peligro?
¡Ahí, en la furiosa rompiente,
se estrellan los buques!
¿Quién empuña el timón?

KURWENAL
El más avezado hombre de mar.

TRISTAN
¿No me habrá traicionado?
¿No será aliado de Melot?

KURWENAL
¡Confía en él como en mí!

TRISTAN
¡Traidor tú también!
¡Desdichado!
¿Lo vuelves a ver?

KURWENAL
Todavía no.

TRISTAN
¡Perdida!

KURWENAL
¡Viva! ¡Eh, ha ha ha!
¡Pasaron! ¡Pasaron!
¡Afortunadamente pasaron!

TRISTAN
¡Eh, ha ha ha, Kurwenal,
fiel amigo!
Todos mis dominios y bienes
hoy mismo te los legaré.

KURWENAL
Se acercan volando.

TRISTAN
¿Por fin la ves?
¿Divisas a Isolda?

KURWENAL
¡Es ella! ¡Hace señas!

TRISTAN
¡Oh, bienaventurada mujer!

KURWENAL
¡La nave está ya en el puerto!
Isolda, ah,
de un salto
se arrojó del barco a tierra.

TRISTAN
¡Desciende de la atalaya,
bobo perezoso!
¡Desciende! ¡Baja a la playa!
¡Corre a ayudarla!
¡Ayuda a mi señora!

KURWENAL
La conduciré hasta aquí,
¡confía en mis brazos!
¡Pero tú, Tristán,
prométeme permanecer en el lecho!

martes, 28 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; O diese Sonne!


Zweiter Auftritt 

TRISTAN
O diese Sonne!
Ha, dieser Tag!
Ha, dieser Wonne
sonnigster Tag!
Jagendes Blut,
jauchzender Mut!
Lust ohne Maßen,
freudiges Rasen!
Auf des Lagers Bann
wie sie ertragen!
Wohlauf und daran,
wo die Herzen schlagen!
Tristan, der Held
in jubelnder Kraft,
hat sich vom Tod
emporgerafft!
Mit blutender Wunde
bekämpft' ich einst Morolden,
Mit blutender Wunde
erjag' ich mir heut' Isolden!
Heia, mein Blut!
Lustig nun fließe!
Die mir die Wunde
ewig schließe,
sie naht wie ein Held,
sie naht mir zum Heil'!
Vergeh' die Welt
meiner jauchzenden Eil'!

ISOLDE
Tristan! Geliebter!

TRISTAN
Wie, hör' ich das Licht?
Die Leuchte, ha!
Die Leuchte verlischt!
Zu ihr! Zu ihr!

ISOLDE
Tristan! Ha!

TRISTAN
Isolde!
Segunda Escena 

TRISTAN
¡Oh, este sol!
¡Ah, este día!
¡Ah, esta felicidad
del radiante día!
¡Sangre que mana,
embriaguez del ánimo!
¡Deleite sin medida,
delirio de alegría!
Condenado al lecho,
¡cómo soportarlos!
¡De pie, en marcha,
hacia donde palpitan los corazones!
¡Tristán, el héroe
con la energía de su júbilo
se ha sustraído
a las garras de la muerte!
Con sangrienta herida
vencí un día a Morold,
¡con sangrienta llaga
voy a conquistar ahora a Isolda!
¡Vamos, mi sangre!
¡Mana alegremente!
¡Aquella que mi herida
cerrará para siempre,
cual una heroína, se acerca,
se acerca, trayéndome la salud!
¡Acabe el mundo, a impulso
de mi jubilosa impaciencia!

ISOLDA
¡Tristán! ¡Amado!

TRISTAN
¿Cómo?...¿Oigo la luz?
¡La antorcha, ah!
¡La antorcha se ha apagado!
¡Hacia ella! ¡Hacia ella!

ISOLDA
¡Tristán! ¡Ah!

TRISTAN
¡Isolda!

lunes, 27 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Ha! Ich bin's, ich bin's


ISOLDE
Ha! Ich bin's, ich bin's,
süßester Freund!
Auf, noch einmal
hör' meinen Ruf!
Isolde ruft:
Isolde kam,
mit Tristan treu zu sterben!
Bleibst du mir stumm?
Nur eine Stunde
nur eine Stunde
bleibe mir wacht!
So bange Tage
wachte sie sehnend,
um eine Stunde
mit dir noch zu wachen:
betrügt Isolden
betrügt sie Tristan
um dieses einzige,
ewig kurze,
letzte Weltenglück?
Die Wunde! Wo?
Laß sie mich heilen!
Daß wonnig und hehr
die Nacht wir teilen;
nicht an der Wunde,
an der Wunde stirb mir nicht;
uns beiden vereint
erlösche das Lebenslicht!
Gebrochen der Blick!
Still das Herz!
Nicht eines Atems
flücht'ges Weh'n!
Muß sie nun jammernd
vor dir steh'n,
die sich wonnig dir zu vermählen
mutig kam übers Heer?
Zu spät!
Trotziger Mann!
Strafst du mich so
mit härtestem Bann?
Ganz ohne Huld
meiner Leidens Schuld?
Nicht meine Klagen
darf ich dir sagen?
Nur einmal, ach!
nur einmal noch!
Tristan! Ha!
Horch! Er wacht!
Geliebter!
ISOLDA
¡Ah! Soy yo, soy yo,
¡dulcísimo amigo!
¡Reanímate, una vez más
escucha mi voz!
Isolda te llama,
Isolda ha llegado,
¡para unirse con Tristán en la tumba!
¿Por qué permaneces mudo?
¡Sólo una hora,
sólo una hora
despierta para mí!
¡Tantos días de angustia
he vivido anhelante
para sólo este momento
permanecer contigo!
¡Fue engañada Isolda,
tú la engañaste Tristán,
en este instante único,
al abreviar eternamente
la postrera dicha terrena!
¡La herida! ¿Dónde está?
¡Déjame curarla,
para que las supremas delicias
de la noche compartamos!
¡No te mueras,
no sucumbas por tu herida,
para que una vez unidos ambos
se apague en nosotros
la llama de vida!
¡Se extinguió tu mirada!
¡Se detuvo tu corazón!
¡Ni el más leve aliento
de un suspiro!
¿Debo permanecer en tu presencia,
sollozando,
quien para desposarse contigo
en el deleite, cruzó animosa el mar?
¡Demasiado tarde!
¡Hombre cruel!
¿Así me castigas
con el más duro exilio,
sin piedad,
por mi dolorosa culpa?
¿Ni siquiera mis sufrimientos
podré comunicarte?
Por una vez, ¡ah!
¡Sólo un momento más!...
¡Tristán!... ¡Ah!...
¡Oye! ¡Despierta! ¡Amado!

domingo, 26 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Kurwenal! Hör'!


Dritter Auftritt

HIRT
Kurwenal! Hör'!
Ein zweites Schiff.

KURWENAL
Tod und Hölle!
Alles zur Hand!
Marke und Melot
hab' ich erkannt.
Waffen und Steine!
Hilf mir! Ans Tor!

DER STEUERMANN
Marke mir nach
mit Mann und Volk;
vergeb' en Wehr,
bewältigt sind wir.

KURWENAL
Stell dich und hilf!
Solang ich lebe,
lugt mir keiner herein!

BRANGÄNES STIMME
Isolde! Herrin!

KURWENAL
Brangänens Ruf?
Was suchst du hier?

BRANGÄNE
Schließ' nicht Kurwenal!
Wo ist Isolde?

KURWENAL
Verrät'rin auch du?
Weh dir, Verruchte!

MELOT
Zurück, du Tor!
Stemm' dich nicht dort!

KURWENAL
Heiahaha! Dem Tag,
an dem ich dich treffe!
Stirb, schändlicher Wicht!

MELOT
Weh mir, Tristan!

BRANGÄNE
Kurwenal! Wütender!
Hör' du betrügst dich!

KURWENAL
Treulose Magd!
Drauf! Mir nach?
Werft sie zurück!

MARKE
Halte, Rasender!
Bist du von Sinnen?

KURWENAL
Hier wütet der Tod!
Nichts andres, König,
ist hier zu holen;
willst du ihn kiesen, so komm!

MARKE
Zurück! Wahnsinniger!

BRANGÄNE
Isolde! Herrin!
Glück und Heil!
Was seh' ich! Ha!
Lebst du? Isolde!

MARKE
O Trug und Wahn!
Tristan! Wo bist du?

KURWENAL
Da liegt er
hier wo ich liege.

MARKE
Tristan! Tristan!
Isolde! Weh!

KURWENAL
Tristan! Trauter!
Schilt mich nicht,
daß der Treue auch mit kommt!
Tercera Escena 

PASTOR
¡Kurwenal! ¡Escucha!
Un segundo barco.

KURWENAL
¡Muerte e infierno!
¡Todos preparados!
A Marke y Melot
he reconocido.
¡Con armas y piedras!
¡Prestadme ayuda! ¡A la puerta!

El MARINERO
¡Marke me persigue
con hombres y vasallos!
¡La defensa es inútil!
¡Seremos vencidos!

KURWENAL
¡Quédate y ayúdanos!
¡Mientras yo viva,
nadie penetrará!

LA VOZ DE BRANGANIA
¡Isolda! ¡Señora!

KURWENAL
¿La voz de Brangania?
¿Qué buscas aquí?

BRANGANIA
¡No cierres, Kurwenal!
¿Dónde está Isolda?

KURWENAL
¿Traidora tú también?
¡Ay de ti, infame!

MELOT
¡Atrás, insensato!
¡No te resistas más!

KURWENAL
¡Jaijaja! ¡Bienvenido el día
en que te encuentro!
¡Muere, pérfido bribón!

MELOT
¡Ay de mí, Tristán!

BRANGANIA
¡Kurwenal! ¡Alocado!
¡Escucha te engañas!

KURWENAL
¡Infiel doncella!
¡Adelante! ¿Me seguís?
¡Rechazadlos!

MARKE
¡Alto, irascible!
¿Estás loco?

KURWENAL
¡Aquí impera la muerte!
Nada más, rey,
puedes encontrar aquí;
¡ven si la prefieres!

MARKE
¡Atrás! ¡Insensato!

BRANGANIA
¡Isolda! ¡Señora!
¡Traigo dicha y salvación!
¡Qué veo! ¡Ah!
¿Vives? ¡Isolda!

MARKE
¡Oh engaño y decepción!
¡Tristán! ¿Dónde estás?

KURWENAL
Yace aquí...
aquí... donde yo... reposaré.

MARKE
¡Tristán! ¡Tristán!
¡Isolda! ¡Dolor!

KURWENAL
¡Tristán! ¡Amado!
No censures que tu fiel amigo
vaya también contigo!...

sábado, 25 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Tot denn alles!


MARKE
Tot denn alles!
Alles Tot!
Mein Held, mein Tristan!
Trautester Freund,
auch heute noch
mußt du den Freund verraten?
Heut', wo er kommt
dir höchste Treue zu bewähren?
Erwache! Erwache!
Erwache meinem Jammer!
Du treulos treuster Freund!

BRANGÄNE
Sie wacht! Sie lebt!
Isolde! Hör mich,
vernimm meine Sühne!
Des Trankes Geheimnis
entdeckt' ich dem König:
mit sorgender Eil'
stach er in See,
dich zu erreichen,
dir zu entsagen,
dir zuzuführen den Freund.

MARKE
Warum, Isolde,
warum mir das?
Da hell mir enthüllt,
was zuvor ich nicht fassen konnt',
wie selig, daß den Freund
ich frei von Schuld da fand!
Dem holden Mann
dich zu vermählen,
mit vollen Segeln
flog ich dir nach.
Doch Unglückes Ungestüm,
wie erreicht es,
wer Frieden bringt?
Die Ernte mehrt' ich dem Tod:
der Wahn häufte die Not!

BRANGÄNE
Hörst du uns nicht?
Isolde! Traute!
Vernimmst du die Treue nicht?
MARKE
¡Muertos todos!
¡Todos muertos!
¡Mi héroe, mi Tristán!
Amadísimo amigo,
¿también hoy
has de traicionar a tu amigo?
¿Hoy, que él viene
a probarte su lealtad suprema?
¡Despierta! ¡Despierta!
¡Despierta a mis lamentos!
¡Tú, infiel y fidelísimo amigo!

BRANGANIA
¡Despierta! ¡Vive!
¡Isolda, escúchame,
conoce la expiación
de mi desobediencia!
Del misterio del filtro
di conocimiento al rey;
con precipitación e inquietud
él se lanzó a navegar
para darte alcance, renunciar a ti,
y conducirte junto al amigo.

MARKE
¿Por qué, Isolda,
por qué me ocasionas tal pesar?
Cuando me revelaron claramente
aquello que era un enigma para mí,
me sentí feliz de hallar al amigo
libre de toda culpa.
Y con el hombre adorado
quise desposarte;
a toda vela navegué siguiéndote,
pero a la fatalidad inexorable
no logré detener
y el portador de la paz,
¡sólo pudo acrecentar
la cosecha de muerte!
¡El horror aumentó la desdicha!

BRANGANIA
¿No nos escuchas?
¡Isolda! ¡Querida!
¿No escuchas a quien te es fiel?

viernes, 24 de julio de 2015

Wagner. Tristan und Isolde; Mild und leise


ISOLDE
Mild und leise
wie er lächelt,
wie das Auge
hold er öffnet,
seht ihr's, Freunde?
Seht ihr's nicht?
Immer lichter
wie er leuchtet,
Stern-umstrahlt
hoch sich hebt?
Seht ihr's nicht?
Wie das Herz ihm
mutig, schwillt,
voll und hehr
in Busen ihm quillt.
Wie den Lippen,
wonnig mild,
süßer Atem sanft entweht:
Freunde! Seht!
Fühlt und seht ihr's nicht?
Höre ich nur
diese Weise,
die so wunder voll und leise.
Wonne klagend,
alles sagend,
mild versöhnend
aus ihm tönend,
in mich dringet, auf sich schwinget,
hold erhallend, um mich klinget?
Heller schallend, mich umwallend,
sind es Wellen sanfter Lüfte?
Sind es Wogen wonniger Düfte?
Wie sie schwellen, mich umrauschen,
soll ich atmen,
soll ich lauschen?
Soll ich schlürfen, untertauchen?
Süß in Düften mich verhauchen?
In dem wogenden Schwall
in dem tönendem Schall,
in des Weltatems
wehendem All
ertrinken,
versinken,
unbewußt
höchste Lust!
ISOLDA
Cuan dulce y suave
sonríe,
sus ojos
se entreabren con ternura...
¡Mirad, amigos!
¿No le veis?...
¡Cómo resplandece
con luz creciente!
Cómo se alza
rodeado de estrellas.
¿No lo veis?
¡Cómo se inflama su corazón
animoso!
Augustos suspiros
hinchan su pecho.
Y de sus labios
deleitosos y suaves
fluye un hálito dulce y puro.
¡Amigos, miradle!
¿No lo percibís? ¿No lo veis?
¿Tan sólo yo oigo
esa voz
llena de maravillosa suavidad,
que cual delicioso lamento
todo lo revela
en su consuelo tierno?
Es cual melodía
que al partir de él, me penetra
resonando en mí, sus ecos deliciosos.
Esa clara resonancia que me circunda
¿es la ondulación de blandas brisas?
¿Son olas de aromas embriagadores?
¡Cómo se dilatan y me envuelven!
¿Debo aspirarlas?
¿Debo percibirlas?
¿Debo beber o sumergirme?
¿O fundirme en sus dulces fragancias?
En el fluctuante torrente,
en la resonancia armoniosa,
en el infinito hálito
del alma universal,
en el gran Todo...
perderse, sumergirse...
sin conciencia...
¡supremo deleite!

jueves, 23 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Acto Primero

Acto I

Plaza enfrente de la casa del doctor Bartolo, en Sevilla

En una plaza pública en las afueras de la casa del viejo doctor Bartolo, una banda de música y un pobre estudiante llamado Lindoro están dando una serenata, sin resultado, ante la ventana de Rosina (Ecco ridente in cielo - "Aquí, riendo en el cielo"). Rosina es una pupila del doctor y éste quiere casarse con ella. Lindoro, quien en realidad es el joven Conde Almaviva disfrazado, espera conseguir que la bella Rosina le ame por sí mismo y no por sus títulos o su dinero. Almaviva paga a los músicos cuando se marchan, quedando él entristecido y solo.

Fígaro, que presume de ser el barbero más famoso de Sevilla y de que eso le abre todas las puertas, se acerca cantando (Aria: Largo al factotum della città - "Abrid paso al factótum de la ciudad"). Aprovechando que Fígaro fue en el pasado sirviente del Conde, éste le pide ayuda para encontrarse con Rosina, ofreciéndole dinero en caso de que logre arreglarlo. (Duo: All'idea di quel metallo - "A la idea de aquel metal"). Fígaro aconseja al Conde que se disfrace de soldado borracho, para que le sirva de pretexto para que el doctor Bartolo le dé alojamiento en su casa amparándose en la obligación legal que recaía sobre los ciudadanos de acoger a las tropas cuando éstas se desplazaban. Fígaro es generosamente recompensado por esta sugerencia.

Casa del doctor Bartolo

La escena comienza con la cavatina de Rosina: Una voce poco fa - "Una vocecita hace poco". (Esta aria fue originalmente escrita en la tonalidad de Mi mayor para una voz de mezzosoprano, pero a veces se traspone un semitono hasta Fa para que lo interpreten sopranos de coloratura, dándoles la oportunidad de cantar cadencias extras ligeramente tradicionales a veces llegando a res agudos o incluso fas, como en el caso de las interpretaciones de Diana Damrau.)

Rosina escribe una carta a Lindoro. Conforme está abandonando la habitación, entran el Dr. Bartolo y D. Basilio, un profesor de música. Éste le cuenta sobre la llegada a Sevilla del conde de Almaviva enamorado en secreto de Rosina. Bartolo sospecha del Conde y pretende firmar el acta de casamiento con Rosina ese mismo día, y Basilio le aconseja que se quite de enmedio al conde creando rumores falsos sobre él (esta aria, La calunnia è un venticello - "La calumnia es un vientecillo" casi siempre se canta un tono inferior a la original en re mayor).

Cuando los dos se han ido, entra Fígaro a la casa y se entrevista con Rosina. Fígaro le pide a Rosina que escriba una carta a Lindoro y que Fígaro le hará llegar a Lindoro. (Dúo: Dunque io son…tu non m'inganni? - "Entonces yo soy la que... ¿no me estás engañando?"). Aunque sorprendida por Bartolo, Rosina consigue engañarlo, pero sigue sospechando. (Aria: A un dottor della mia sorte - "A un doctor como yo").

Conforme la sirviente del Dr Bartolo, Berta, intenta abandonar la casa, se encuentra con el Conde disfrazado de soldado ebrio. Temiendo a este borracho, Berta se apresura a acudir donde Bartolo en busca de protección e intenta alejar al supuesto borracho, pero no lo logra. El Conde consigue unas palabras con Rosina, susurrándole que es Lindoro y entregándole una carta. El vigilante Bartolo sospecha y exige saber qué es esa pieza de papel en las manos de Rosina, pero ella le engaña entregándole la lista de la lavandería. Bartolo y el Conde empiezan a discutir y, cuando Basilio, Fígaro y Berta aparecen, el ruido atrae la atención del oficial de la guardia y sus hombres. Bartolo cree que el Conde ha sido arrestado, pero Almaviva sólo tiene que mencionar su nombre al oficial para quedar en libertad. Bartolo y Basilio están asombrados, y Rosina se burla de ellos. (Final: Fredda ed immobile - "Fría e inconmovible").

martes, 21 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Piano pianissimo, senza parlar


ATTO I

Scena 1

FIORELLO
Piano,
pianissimo, senza parlar,
tutti con me venite qua.

MUSICI
Piano, pianissimo, eccoci qua.

FIORELLO
Tutto è silenzio;
nessun qui sta che i nostri
canti possa turbar.

CONTE
Fiorello Olà

FIORELLO
Signor, son qua.

CONTE
Ebben! gli amici?

FIORELLO
Son pronti già.

CONTE
Bravi, bravissimi!
Fate silenzio;
piano, pianissimo,
senza parlar.

MUSICI
Piano, pianissimo, senza parlar.

FIORELLO
Senza parlar...
ACTO I

Escena 1

FIORELLO
Despacio,
muy despacio y en silencio,
todos conmigo venid acá.

MUSICOS
Despacio y en silencio, henos aquí.

FIORELLO
Todo es silencio,
nadie hay aquí a quien nuestros
cantos puedan turbar.

CONDE
¡Fiorello! !Hola!

FIORELLO
Señor, estoy aquí.

CONDE
¡Bien! ¿Y los amigos?

FIORELLO
Ya están dispuestos.

CONDE
¡Bravo, muy bien!
Guardad silencio,
despacio, muy despacio
y en silencio.

MUSICOS
Despacio, despacio y en silencio.

FIORELLO
En silencio...

lunes, 20 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Ecco, ridente in cielo


CONTE
Ecco, ridente in cielo
spunta la bella aurora,
e tu non sorgi ancora
e puoi dormir così?
Sorgi, mia dolce speme,
vieni, bell'idol mio;
rendi men crudo, oh Dio,
lo stral che mi feri.
Oh sorte! già veggo
quel caro sembiante;
quest'anima amante
ottenne pietà.
Oh istante d'amore!
Felice momento!
Oh dolce contento,
che eguale no non ha!
Ehi, Fiorello!

FIORELLO
Mio Signore!

CONTE
Dì, la vedi?

FIORELLO
Signor no.

CONTE
Ah, ch'è vana ogni speranza!

FIORELLO
Signor Conte, il giorno avanza.

CONTE
Ah! che penso! che farò?
Tutto è vano buona gente!

MUSICI
Mio signor

CONTE
Avanti, avanti.;
più di suoni,
più di canti, più si suoni.
Io bisogno ormai non ho.

FIORELLO
Buona notte a tutti quanti,
più di voi che far non sò.
Buona notte a tutti quanti,
più di voi che far non sò.

MUSICI
Mille grazie, mio signore
del favore, dell'onore
Ah, di tanta cortesia,
obbligati in verità!
Oh, che incontro fortunato!
È un signor di qualità!

CONTE
Basta, basta,
non parlate, ma non serve,
non gridate!
Maledetti, andate via!
Ah, canaglia, via di qua!
Tutto quanto il vicinato
questo chiasso sveglierà.

FIORELLO
Zitti, zitti
che rumore! Maledetti!
Via di qua!
Ve', che chiasso indiavolato!
Ah, che rabbia che mi fa!
Maledetti, andate via,
ah, canaglia, via di qua!

CONTE
Gente indiscreta!

FIORELLO
Ah, quasi con quel
chiasso importuno,
tutto quanto il quartiere
han risvegliato.
Alfin sono partiti!

CONTE
E non si vede! È inutile sperar.
Eppur qui voglio
aspettar di vederla.
Ogni mattina ella su quel balcone
a prender fresco
viene sull'aurora.
Proviamo.
Olà, tu ancora ritirati,
Fiorel.

FIORELLO
Vado.
Là in fondo attenderò
suoi ordini

CONTE
Con lei se parlar mi riesce,
non voglio testimoni.
Che a quest'ora
io tutti i giorni qui vengo per lei
dev'essersi avveduta.
Ah, vedi, amore
a un uomo del mio rango
come l'ha fatta bella!
Eppure, eppure! Oh!
dev'essere mia sposa...

FIGARO
La, la, la, la.

CONTE
Chi è mai quest'importuno?
Lasciamolo passar;
sotto quegli archi,
non veduto,
vedrò quanto bisogna;
già l'alba appare,
e amor non si vergogna.
CONDE
He aquí, risueña en el cielo,
despuntando ya la bella aurora,
¿Y tú no apareces aún,
y puedes dormir así?
Aparece, dulce esperanza mía,
ven, hermoso ídolo mío,
haz menos cruel, ¡oh Dios!,
el rayo que me hirió.
¡Oh, qué suerte!, ya veo
el rostro amado;
¡mi alma amante
ha merecido piedad!
¡Oh instante de amor!
¡Momento feliz!
¡Oh dulce felicidad
sin igual!
¡Eh, Fiorello!

FIORELLO
¿Señor?

CONDE
Dime, ¿la ves?

FIORELLO
No, señor.

CONDE
¡Ay, que toda esperanza es vana!

FIORELLO
Señor Conde, el día avanza.

CONDE
¡Ah! ¿En qué pienso? ¿Qué haré?
Todo es en vano. ¡Buena gente!

MUSICOS
¿Señor?

CONDE
Acercaos, acercaos;
ya no más música
ni más cantos, ni más música.
No las necesito ahora.

FIORELLO
Buenas noches a todos,
ya no os necesito para nada más.
Buenas noches, buenas noches,
ya no os necesito para nada más.

MUSICOS
¡Mil gracias, señor,
por el favor, por el honor!
¡Ah, por tanta cortesía
estamos agradecidos de verdad!
¡Oh, qué encuentro afortunado!
¡Es un señor de calidad!

CONDE
Basta, basta,
no habléis, de nada sirve,
no gritéis!
Malditos, largaos de aquí.
¡Ah, canallas, fuera de aquí!
¡Todo el vecindario
se despertará con este ruido!

FIORELLO
¡Callad, callad,
vaya ruido! ¡Malditos!
¡Largaos de aquí!
¡Vaya ruido endiablado!
¡Oh qué rabia me da!
¡Malditos, largaos de aquí,
ah, canallas, fuera de aquí!

CONDE
¡Gente indiscreta!

FIORELLO
¡Ah!, un poco más y
con ese ruido inoportuno
hubiesen despertado
a todo el barrio.
¡Por fin se han ido!

CONDE
¡Y no se la ve! Es inútil esperar.
Y, sin embargo, quiero
esperar aquí para verla.
Cada mañana sale al balcón
a tomar el fresco
al llegar la aurora
Probemos.
Ah, todavía estás ahí, retírate,
Fiorello.

FIORELLO
Voy.
Esperaré allá abajo
vuestras órdenes.

CONDE
Si consigo hablar con ella,
no quiero testigos.
Que a esta hora
estoy aquí cada día por su causa
tiene que haberlo notado.
¡Oh, mira, amor,
cómo te has burlado
de un hombre de mi rango!
Y, sin embargo, ¡oh!
Tienes que ser mi esposa.

FÍGARO
La, la, la, la.

CONDE
¿Quién será ese inoportuno?
Dejémoslo pasar;
bajo estos arcos,
sin que me vean,
veré cuanto convenga;
empieza a clarear,
pero el amor no se avergüenza.

domingo, 19 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Largo al factotum


FIGARO
La ran la lera, la ran la la.
La ran la lera, la ran la la.
Largo al factotum
della città,
largo!
La ran la, la ran la,
la ran la, la!
Presto a bottega
che l'alba è già, presto!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
Ah, che bel vivere,
che bel piacere,
per un barbiere di qualità,
di qualità!
Ah, bravo, Figaro,
bravo, bravissimo; bravo!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
fortunatissimo per verità!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
Pronto a far tutto,
la notte, il giorno
sempre d'intorno in giro sta.
Miglior cuccagna per un barbiere,
vita più nobile, no, non si dà.
La, la ran la,
la ran la, la ran la.
Rasori e pettini,
lancette e forbici,
al mio comando tutto qui sta.
V'è la risorsa poi del mestiere
colla donnetta, col cavaliere.
Ah, che bel vivere,
che bel piacere
che bel piacere
per un barbiere di qualità,
di qualità
Tutti mi chiedono,
tutti mi vogliono,
donne, ragazzi,
vecchi, fanciulle.
Qua la parrucca...
Presto la barba...
Qua la sanguigna,
presto il biglietto!
Figaro, Figaro, Figaro, Figaro!
Ahimè!, ahimè! Che furia!
Ahimè!
Che folla!
Uno alla volta, per carità!
Figaro! Son qua
Ehi Figaro! Son qua.
Figaro qua, Figaro là,
Figaro qua, Figaro là,
Figaro su, Figaro giù,
Figaro su, Figaro giù!
Pronto prontissimo
son come il fulmine,
sono il factotum della città,
della città!
Ah, bravo Figaro,
bravo, bravissimo!
A te fortuna, a te fortuna,
a te fortuna
non mancherà.
La, la ran la, la ran la, la ran.
A te fortuna, a te fortuna,
a te fortuna
non mancherà!
Sono il factotum de la città!
Ah, ah! Che bella vita!
Faticar poco,
divertirsi assai,
e in tasca sempre
aver qualche doblone.
Gran frutto della mia riputazione.
Ecco qua: senza Figaro
non si accasa in Siviglia
una ragazza;
a me la vedovella ricorre
pel marito:
io colla scusa
del pettine di giorno,
della chitarra
col favor della notte, a tutti
onestamente,
non fo per dir,
m'adatto a far piacere.
Oh, che vita, che vita!
Oh, che mestiere!
Orsù, presto a bottega.

CONTE
È desso, o pur m'inganno?

FIGARO
Chi sarà mai costui?

CONTE
Oh, è lui senz'altro! Figaro!

FIGARO
Mio padrone. Oh, chi veggo!
Eccellenza!

CONTE
Zitto, zitto, prudenza:
qui non son conosciuto,
nè vo' farmi conoscere.
Per questo ho
le mie gran ragioni.

FIGARO
Intendo, intendo,
la lascio in libertà.

CONTE
No.

FIGARO
Che serve?

CONTE
No, dico: resta qua;
forse ai disegni miei
non giungi inopportuno
Ma cospetto, dimmi un po',
buona lana
come ti trovo qua?
Poter del mondo!
Ti veggo grasso e tondo.

FIGARO
La miseria, signore!

CONTE
Ah, birbo!

FIGARO
Grazie.

CONTE
Hai messo ancor
giudizio?

FIGARO
Oh! E come. Ed ella,
come in Siviglia?

CONTE
Or te lo spiego.
Al Prado vidi un fior di bellezza,
una fanciulla, figlia d'un
certo medico barbogio
che qua da pochi di s'è stabilito;
io, di questa invaghito,
lasciai patria e parenti,
e qua men venni,
e qui la notte e il giorno
passo girando
a que' balconi intorno.

FIGARO
A que' balconi? Un medico?
Oh cospetto!
Siete ben fortunato;
sui maccheroni
il cacio v'è cascato.

CONTE
Come?

FIGARO
Certo.
Là dentro io son barbiere,
parrucchier, chirurgo, botanico,
spezial, veterinario,
i1 faccendier di casa.

CONTE
Oh che sorte!

FIGARO
Non basta.
La ragazza
figlia non è del medico.
È soltanto la sua pupilla!

CONTE
Oh, che consolazione!

FIGARO
Perciò... zitto!

CONTE
Cos'è?

FIGARO
S'apre il balcone.

ROSINA
Non è venuto ancor. Forse...

CONTE
Oh, mia vita!
Mio nume! mio tesoro!
Vi veggo alfine, alfine...

ROSINA
Oh, che vergogna!
Vorrei dargli il biglietto

BARTOLO
Ebben, ragazza?
Il tempo è buono.
Cos'è quella carta?

ROSINA
Niente, niente, signor: son le parole
dell'aria dell'Inutil Precauzione.

CONTE
Ma brava...
Dell'Inutil Precauzione

FIGARO
Che furba!

BARTOLO
Cos'è questa
Inutil Precauzione?

ROSINA
Oh, bella!
È il titolo del nuovo
dramma in musica.

BARTOLO
Un dramma! Bella cosa!
Sarà al solito
un dramma semiserio,
un lungo, malinconico,
noioso, poetico strambotto.
Barbaro gusto! secolo corrotto!

ROSINA
Oh, me meschina!
L'aria m'è caduta!
Raccoglietela presto.

BARTOLO
Vado, vado.

ROSINA
Ps... Ps

CONTE
Ho inteso.

ROSINA
Presto.

CONTE
Non temete.

BARTOLO
Son qua. Dov'è?

ROSINA
Ah, il vento l'ha portata via.
Guardate.

BARTOLO
Io non la veggo.
Eh, signorina, non vorrei...
Cospetto!
Costei m'avesse preso!
In casa, in casa, animo, su!
A chi dico?
In casa, presto!

ROSINA
Vado, vado. Che furia!

BARTOLO
Quel balcone
io voglio far murare
Dentro, dico.

ROSINA
Ah, che vita da crepare!

CONTE
Povera disgraziata!
Il suo stato infelice
sempre più m'interessa.

FIGARO
Presto, presto,
vediamo cosa scrive.

CONTE
Appunto. Leggi.

FIGARO
"Le vostre assidue premure
hanno eccitata la mia curiosità.
Il mio tutore
è per uscir di casa;
appena si sarà allontanato,
procurate
con qualche mezzo ingegnoso
d'indicarmi il vostro nome,
il vostro stato
e le vostre intenzioni.
Io non posso giammai comparire
al balcone
senza l'indivisibile compagnia
del mio tiranno.
Siate però certo,
che tutto è
disposta a fare,
per rompere le sue catene,
la sventurata ROSINA."

CONTE
Sì, sì, le romperà.
Su, dimmi un poco:
che razza d'uomo è
questo suo tutore?

FIGARO
È un vecchio indemoniato avaro,
sospettoso, brontolone.
Avrà cent'anni indosso
e vuol fare il galante.
Indovinate?
Per mangiare
a Rosina tutta l'eredità
s'è fitto in capo
di volerla sposare.
Aiuto!

CONTE
Che?

FIGARO
S'apre la porta.

BARTOLO
Fra momenti
io torno.
Non aprite a nessuno.
Se Don Basilio
venisse a ricercarmi,
che m'aspetti.
Le mie nozze con lei.
meglio è affrettare
Sì, dentr'oggi
finir vo quest'affare.

CONTE
Dentr'oggi
le sue nozze con Rosina!
Ah, vecchio rimbambito!
Ma dimmi or tu:
chi è questo Don Basilio?

FIGARO
È un solenne
imbroglion di matrimoni,
un collo torto,
un vero disperato,
sempre senza un quattrino...
Già, è maestro di musica;
insegna alla ragazza.

CONTE
Bene, bene,
tutto giova saper.

FIGARO
Ora pensate
della bella Rosina
a soddisfar le brame.

CONTE
Il nome mio
non le vo' dir nè il grado.
Assicurarmi vo' pria
ch'ella ami me,
me solo al mondo,
non le ricchezze
e i titoli
del conte d'Almaviva.
Ah, tu potresti...

FIGARO
Io? no, signore;
voi stesso dovete.

CONTE
Io stesso? E come?

FIGARO
Zi... zitto.
Eccoci a tiro, osservate:
per Bacco, non mi sbaglio.
Dietro la gelosia
sta la ragazza.
Presto, presto
all'assalto, niun ci vede.
In una canzonetta così alla buona
il tutto spiegatele, signor

CONTE
Una canzone?

FIGARO
Certo. Ecco la chitarra;
presto, andiamo.

CONTE
Ma io...

FIGARO
Oh che pazienza!

CONTE
Ebben, proviamo.
FÍGARO
La ran la lera, la ran la la.
La ran la lera, la ran la la.
¡Dejen paso al factótum
de la ciudad,
dejen paso!
¡La ran la, la ran la,
la ran la, la!
Rápido, a la tienda,
que ya es de día, rápido!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
¡Ah, que vida más hermosa,
qué gran placer,
para un barbero de calidad,
¡de calidad!
¡Ah, bravo, Fígaro, bravo,
bravísimo, bravo!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
¡Afortunadísimo eres en verdad!
La ran la, la ran la,
la ran la, la.
Dispuesto para hacer de todo,
de noche y de día,
va de un lado para otro,
Mejor ganga para un barbero
ni vida más noble, no la hay, no.
La, la ran la,
la ran la, la ran la.
Navajas y peines,
bisturíes y tijeras
a mis órdenes todos están,
tengo recursos, además de oficio,
con la joven, con el caballero.
¡Ah, que vida más hermosa,
qué gran placer,
qué gran placer,
para un barbero de calidad,
de calidad!
Todos me llaman,
me solicitan,
mujeres, muchachos,
viejos y niñas.
Trae la peluca...
rápido, la barba...
Trae las sanguijuelas,
pronto, esta carta.
¡Fígaro, Fígaro, Fígaro, Fígaro!
¡Ay de mí, ay de mí! ¡Qué furia!
¡Ay de mí!
¡Ay, qué multitud!
¡De uno en uno, por caridad!
¡Fígaro! ¡Estoy aquí!
¡Eh, Fígaro! ¡Estoy aquí!
¡Fígaro acá, Fígaro allá,
Fígaro acá, Fígaro allá,
Fígaro arriba, Fígaro abajo,
Fígaro arriba, Fígaro abajo!
Rápido, rapidísimo,
soy como el rayo,
¡soy el factótum de la ciudad,
de la ciudad!
¡Ah, bravo Fígaro,
bravo, bravísimo!
A ti fortuna, a ti fortuna,
a ti fortuna
jamás te faltará.
La, la ran la, la ran la, la ran.
¡A ti fortuna, a ti fortuna,
a ti fortuna
jamás te faltará!
¡Soy el factótum de la ciudad!
¡Ah, ah! ¡Qué buena vida!
Cansarme poco,
divertirme bastante,
y tener en el bolsillo
siempre algún doblón.
Como fruto de mi reputación.
Pues sí: sin Fígaro
no se casa en Sevilla
una muchacha;
a mí la viuda recurre
para lograr marido;
yo, con la excusa
del peinado de cada día
o con la guitarra
con el favor de la noche, a todos,
honestamente,
y no lo digo por presumir,
me preocupo por complacer.
¡Ah, qué vida, qué vida!
¡Oh, qué oficio!
¡Ánimo, rápido, a la tienda!

CONDE
¿Es él, o acaso me engaño?

FÍGARO
¿Quién será ese?

CONDE
¡Oh, sin duda es él! ¡Fígaro!

FÍGARO
Señor. ¡Oh! ¿A quién veo?
¡Excelencia!

CONDE
¡Calla, calla, prudencia:
aquí no soy conocido,
ni quiero darme a conocer.
Para esto tengo
mis buenas razones.

FÍGARO
Entiendo, entiendo,
os dejo a vuestras anchas.

CONDE
¡No!

FÍGARO
Bueno, ¿en qué os puedo servir?

CONDE
No digo que no; quédate aquí;
tal vez para mis planes
no hayas llegado inoportunamente.
Pero, diablos, dime,
buena pieza,
¿cómo te hallas aquí?
¡Poder del mundo!
Te veo gordo y redondo.

FÍGARO
¡La miseria, señor!

CONDE
¡Ah, bribón!

FÍGARO
Gracias.

CONDE
¿Has sentado finalmente la
cabeza?

FÍGARO
¡Oh! Y de qué manera. Y vos,
¿cómo en Sevilla?

CONDE
Ahora te lo explico.
En el Prado vi una flor de belleza,
una muchachita, hija
de un cierto médico chocho
que aquí se ha establecido;
yo, enamorado de ella,
dejé mi patria y a mis padres,
y aquí paso
la noche y el día
dando vueltas
ante esos balcones.

FÍGARO
¿Ante esos balcones? ¿Un médico?
¡Ah, caramba!
Tenéis buena suerte,
os ha caído el queso
justo encima de los macarrones.

CONDE
¿Qué quieres decir?

FÍGARO
Cierto.
Ahí dentro yo soy barbero,
peluquero, cirujano, botánico,
farmacéutico, veterinario,
el que lo hace todo en la casa.

CONDE
¡Oh, qué suerte!

FÍGARO
No es eso todo.
La muchacha
no es hija del médico,
¡es sólo su pupila!

CONDE
¡Ah, qué consuelo!

FÍGARO
Pero esto... ¡silencio!

CONDE
¿Qué pasa?

FÍGARO
Se abre el balcón.

ROSINA
Todavía no ha venido. Tal vez...

CONDE
¡Oh, vida mía!
¡Mi Dios! ¡Mi tesoro!
Por fin te veo, por fin...

ROSINA
¡Oh, qué vergüenza!
Quisiera darle la carta.

BARTOLO
¿Y bien, muchacha?
El tiempo es bueno.
¿Qué es ese papel?

ROSINA
Nada, nada señor: es la letra
del aria de la Inutil precauzione

CONDE
¡Muy bien!...
De la "Inutil precauzione".

FÍGARO
¡Qué astuta!

BARTOLO
¿Qué es esto
de la "Inutil precauzione"?

ROSINA
¡Qué va a ser!
Es el título
de la nueva ópera.

BARTOLO
¡Una ópera! ¡Vaya, por Dios!
¡Será, como de costumbre,
un drama semiserio,
un largo, melancólico y
pesado estrambote poético!
¡Bárbaro gusto! ¡Siglo corrompido!

ROSINA
¡Oh, pobre de mí!
¡Se me ha caído el aria!
Recogedla, rápido.

BARTOLO
Voy, voy.

ROSINA
Ps... Ps.

CONDE
Lo he entendido.

ROSINA
Rápido.

CONDE
No temáis.

BARTOLO
Ya estoy aquí. ¿Dónde está?

ROSINA
Ay, el viento se la lleva.
Mirad.

BARTOLO
Yo no la veo.
Eh, señorita, yo no quisiera...
¡Caramba!
¿Se estará burlando de mí?
¡A casa, a casa, vamos, ánimo!
¿A quién se lo digo?
¡A casa, rápido!

ROSINA
¡Ya voy, ya voy! ¡Qué prisa!

BARTOLO
Tengo que hacer
emparedar este balcón.
Entrad, os digo.

ROSINA
¡Ay, qué vida, es para morirse!

CONDE
¡Pobre desgraciada!
Su estado infeliz
me interesa cada vez más.

FÍGARO
Rápido, rápido,
veamos lo que escribe.

CONDE
Eso es. Lee.

FÍGARO
"Vuestra atenta asiduidad
ha excitado mi curiosidad.
Mi tutor está a punto
de salir de casa;
en cuanto se haya alejado,
procurad,
con algún medio ingenioso,
indicarme vuestro nombre,
vuestro estado
y vuestras intenciones.
Yo no puedo salir jamás
al balcón
sin la inseparable compañía
de mi tirano.
Podéis estar, sin embargo,
seguro de que todo está
dispuesta a hacerlo,
para romper sus cadenas,
la desdichada ROSINA."

CONDE
Sí, sí, las romperás.
Vamos, dime,
¿qué clase de hombre
es ese tutor?

FÍGARO
Es un viejo endiablado, avaro,
desconfiado y gruñón.
Lleva cien años a cuestas
y quiere dárselas de galán.
¿Lo adivináis?
A fin de comerse
toda la herencia de Rosina
se le ha metido en la cabeza
casarse con ella.
¡Socorro!

CONDE
¿Qué haces?

FÍGARO
Se abre la puerta.

BARTOLO
Dentro de unos momentos
regresaré.
No abráis a nadie.
Si Don Basilio
viniese a buscarme,
que me espere.
Mi boda con ella
será mejor apresurar.
Sí, hoy mismo quiero
concluir este asunto.

CONDE
¡Hoy mismo
su boda con Rosina!
¡Ah, viejo chocho!
Pero dime:
¿quién es ese Don Basilio?

FÍGARO
Es un grandísimo
embrollón casamentero,
rastrero,
un verdadero desesperado,
siempre sin un real...
desde hace tiempo,
enseña música a la muchacha.

CONDE
Bueno, bueno,
siempre es útil saberlo.

FÍGARO
Ahora pensad
en satisfacer los deseos
de la hermosa Rosina.

CONDE
No quiero
decirle mi nombre ni mi rango.
Quiero asegurarme antes
de que ella me quiere
sólo a mí
y no a las riquezas
y a los títulos
del Conde de Almaviva.
¡Ah!, tú podrías...

FÍGARO
¿Yo? No, señor,
vos mismo debéis.

CONDE
¿Yo mismo? ¿Y cómo?

FÍGARO
¡Si... silencio!
Estamos a tiro, observad:
por Baco, que no me equivoco.
Detrás de la celosía
está la muchacha.
Pronto, pronto,
al asalto, nadie nos ve.
Con una cancioncilla, llanamente,
explicádselo todo, señor.

CONDE
¿Una canción?

FÍGARO
Cierto. Aquí tenéis la guitarra,
rápido, vamos.

CONDE
Pero yo...

FÍGARO
¡Oh, qué paciencia!

CONDE
Bien, probemos.

sábado, 18 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Se il mio nome saper


CONTE
Se il mio nome saper voi bramate,
dal mio labbro
il mio nome ascoltate.
Io son Lindoro che fido v'adoro,
che sposa vi bramo,
che a nome vi chiamo,
che a nome vi chiamo...
Di voi sempre
parlando così
dall'aurora
al tramonto del dì,
dall'aurora
al tramonto del dì.

ROSINA
Segui, o caro; deh, segui così.

FIGARO
Sentite. Ah! che vi pare?

CONTE
Oh, me felice!

FIGARO
Da bravo, a voi, seguite.

CONTE
L'amoroso e sincero Lindoro
non può darvi,
mia cara, un tesoro.
Ricco non sono,
ma un core vi dono,
un'anima amante
che fida e costante,
che fida e costante,
per voi sola sospira così
dall'aurora
al tramonto del dì,
dall'aurora
al tramonto del dì.

ROSINA
L'amorosa e sincera Rosina
del suo core
Lindo...

CONTE
Oh, cielo!

FIGARO
Nella stanza convien dir
che qualcuno
entrato sia. Ella si è ritirata.

CONTE
Ah cospettone!
Io già deliro avvampo!
Oh, ad ogni costo
vederla io voglio, vo' parlarle!
Ah, tu, tu devi aiutar.

FIGARO
Ih, ih, che furia!
Sì, sì, v'aiuterò.

CONTE
Da bravo: entr'oggi vo'
che tu m'introduca in quella casa.
Dimmi, come farai? via!
Del tuo spirito
vediam qualche prodezza.

FIGARO
Del mio spirito!
Bene... vedrò... ma in oggi

CONTE
Eh via! t'intendo.
Va là, non dubitar,
di tue fatiche
largo compenso avrai.

FIGARO
Davver?

CONTE
Parola.

FIGARO
Dunque, oro a discrezione?

CONTE
Oro a bizzeffe. Animo, via.

FIGARO
Son pronto.
Ah, non sapete i simpatici
effetti prodigiosi
che ad appagare
il mio signor Lindoro
produce in me
la dolce idea dell'oro.
All'idea di quel metallo
portentoso, onnipossente,
un vulcano la mia mente
già incomincia a diventar!

CONTE
Su, vediamo,
su vediam di quel metallo
qualche effetto,
qualche effetto sorprendente
del vulcano,
del vulcano della tua mente
qualche mostro,
qualche mostro singolar!

FIGARO
Voi dovreste travestirvi,
per esempio, da... soldato.

CONTE
Da soldato?

FIGARO
Sì, signore.

CONTE
Da soldato? e che si fa?

FIGARO
Oggi arriva un reggimento.

CONTE
Sì, è mio amico il Colonnello.

FIGARO
Va benon.

CONTE
Eppoi?

FIGARO
Cospetto!
Dell'alloggio col biglietto
quella porta s'aprirà.
Che ne dite, mio signore?
Non vi par? Non l'ho trovata?

CONTE, FIGARO
Che invenzione prelibata!
Bravo, bravo,
bella, bella,
in verità!

FIGARO
Piano, piano un'altra idea!
Veda l'oro cosa fa.
Ubbriaco sì, ubbriaco,
mio signor, si fingerà.

CONTE
Ubbriaco?

FIGARO
Sì, signore.

CONTE
Ubbriaco? Ma perchè?

FIGARO
Perchè d'un
ch'è poco in sè
che dal vino
casca già,
il tutor, credete a me,
il tutor si fiderà.

A DUE
Che invenzione prelibata!
Bravo, bravo,
bella, bella,
in verità!

CONTE
Dunque?

FIGARO
All'opra.

CONTE
Andiamo.

FIGARO
Da bravo.

CONTE
Vado.
Oh, il meglio
mi scordavo.
Dimmi un po', la tua bottega
per trovarti, dove sta?

FIGARO
La bottega? Non si sbaglia;
guardi bene; eccola là.
Numero quindici a mano manca
quattro gradini, facciata bianca,
cinque parrucche nella vetrina
sopra un cartello "Pomata fina".
Mostra in azzurro alla moderna,
v'è per insegna una lanterna
Là senza fallo mi troverà.

CONTE
Ho ben capito

FIGARO
Or vada presto.

CONTE
Tu guarda bene

FIGARO
Io penso al resto.

CONTE
Di te mi fido

FIGARO
Colà l'attendo.

CONTE
Mio caro Figaro...

FIGARO
Intendo, intendo.

CONTE
Porterò meco...

FIGARO
La borsa piena.

CONTE
Sì, quel che vuoi,
ma il resto poi.

FIGARO
Oh non si dubiti, che bene andrà.

CONTE
Ah,
che d'amore la fiamma io sento,
nunzia di giubilo e di contento!
D'ardor insolito
quest'alma accende
e di me stesso maggior mi fa.

FIGARO
Delle monete il suon già sento!
L'oro già viene, eccolo qua!
Viene l'argento,
eccolo in tasca scende,
eccolo qua!

FIORELLO
Evviva il mio padrone!
Due ore, ritto in piè,
là come un palo mi fa aspettare
e poi... mi pianta e se ne va.
Corpo di Bacco! Brutta cosa servir
un padron come questo,
nobile, giovinotto e innamorato.
Questa vita, cospetto,
è un gran tormento.
Ah, durarla così
non me la sento!
CONTE
Si queréis saber mi nombre,
de mis labios
mi nombre escuchad.
Yo soy Lindoro que fiel os adora,
que como esposa os desea,
que por vuestro nombre os llama
que por vuestro nombre os llama...
Que no hace más que
hablar de vos
desde la aurora
hasta el ocaso del día,
desde la aurora
hasta el ocaso del día.

ROSINA
¡Sigue, querido, por favor, sigue

FÍGARO
Oíd. ¡Ah! ¿Qué os parece?

CONDE
¡Oh, qué feliz soy!

FÍGARO
Muy bien, vamos, seguid.

CONDE
El amoroso y sincero Lindoro
no puede daros,
amada mía, un tesoro.
No soy rico,
pero un corazón os doy,
un alma amante,
que fiel y constante,
que fiel y constante,
por vos sola suspira,
desde la aurora
hasta el ocaso del día,
desde la aurora
hasta el ocaso del día.

ROSINA
La amorosa y sincera Rosina
de su corazón
Lindo...

CONDE
¡Oh, cielos!

FÍGARO
Hay que deducir que alguien
ha entrado en la habitación.
Ella se ha retirado.

CONDE
¡Maldita sea!
¡Yo deliro! ¡Me enciendo!
¡Oh, a cualquier precio,
verla quiero, quiero hablarle!
Ah, tú debes ayudarme.

FÍGARO
¡Ji, ji, qué furia!
Sí, sí, os ayudaré.

CONDE
Bravo. Hoy mismo quiero
que me introduzcas en la casa.
Dime ¿cómo lo harás? ¡Vamos!
Veamos alguna proeza
de tu ingenio.

FÍGARO
¡De mi ingenio!
Bueno... ya veremos... pero hoy...

CONDE
¡Vamos ya te entiendo!
Vamos, no dudes,
por tus fatigas
tendrás amplia compensación.

FÍGARO
¿De veras?

CONDE
Palabra.

FÍGARO
Así pues, ¿oro a discreción?

CONDE
Oro a montones. Ánimo, vamos.

FÍGARO
Estoy dispuesto.
Ah, no sabéis los simpáticos
efectos prodigiosos
que para complacer
a mi señor Lindoro
produce en mí
la dulce idea del oro.
¡La sola idea de ese metal
poderoso, omnipotente,
en un volcán mi mente
ya empieza a convertir!

CONDE
Anda, veamos, anda,
veamos de ese metal
algún efecto,
algún efecto sorprendente;
del volcán,
del volcán de tu mente
veamos alguna muestra,
alguna muestra singular.

FÍGARO
Vos deberéis disfrazaros,
por ejemplo, de... soldado.

CONDE
¿De soldado?

FÍGARO
Sí, señor.

CONDE
¿De soldado? ¿Y qué hago?

FÍGARO
Hoy llega un regimiento.

CONDE
Sí, el coronel es amigo mío.

FÍGARO
Pues estupendo.

CONDE
¿Y luego?

FÍGARO
¡Caramba!
Con la boleta de alojamiento
esa puerta se abrirá.
¿Qué decís de eso, señor mío?
¿No os parece una buena idea?

CONDE, FÍGARO
¡Qué idea tan excelente!
¡Bravo, bravo,
buena, buena,
de verdad!

FÍGARO
Poco a poco, ¡otra idea!
Ved el oro lo que hace.
Borracho, si, borracho
señor mío, os fingiréis.

CONDE
¿Borracho?

FÍGARO
Sí, señor.

CONDE
¿Borracho? ¿Por qué?

FÍGARO
Porque de uno
que no esté en sus cabales,
que está a punto caerse
de tanto vino,
el tutor, creedme,
el tutor se fiará.

CONDE, FÍGARO
¡Qué idea tan excelente!
¡Bravo, bravo,
buena, buena,
de verdad!

CONDE
¿Así pues?

FÍGARO
Manos a la obra.

CONDE
Vamos.

FÍGARO
Pues ánimo.

CONDE
Voy.
Oh, me olvidaba
de lo más importante.
Dime, tu tienda,
para encontrarte, ¿dónde está?

FÍGARO
¿La tienda? No tiene pérdida;
fíjese bien; aquí está.
Número quince a mano izquierda,
cuatro escalones, fachada blanca,
cinco pelucas en el escaparate,
encima un cartel "Pomada fina".
Cartel azul a la moderna,
y como enseña una linterna.
Allí sin duda me encontrará.

CONDE
Entendido.

FÍGARO
Ahora vaya rápido.

CONDE
Tú, vigila bien.

FÍGARO
Yo me ocupo del resto.

CONDE
En ti confío.

FÍGARO
Allí le espero.

CONDE
Querido Fígaro...

FÍGARO
Entendido, entendido.

CONDE
Llevaré encima...

FÍGARO
La bolsa llena.

CONDE
Sí, lo que quieras,
pero el resto luego.

FÍGARO
Oh, no lo dude, todo irá bien.

CONDE
¡Ah,
de amor la llama siento,
anunciar júbilo y contento!
Con un ardor insólito
mi alma se enciende
y me hace mayor de lo que soy.

FÍGARO
¡Ya oigo el son de las monedas!
¡Ya llega el oro, aquí está!
¡Ya llega la plata,
aquí está, baja al bolsillo,
aquí está!

FIORELLO
¡Viva mi dueño!
¡Dos horas de pie,
como un palo me ha hecho esperar,
y luego... me planta y se va.
¡Por Baco! Mala cosa servir
a un amo como éste,
noble, joven y enamorado.
Esta vida, caramba,
es un gran tormento.
No me siento capaz
de seguir así mucho tiempo.

viernes, 17 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Una voce poco fa


Scena 2

ROSINA
Una voce poco fa
qui nel cor mi risuonò;
il mio cor ferito è già,
e Lindor fu che il piagò.
Sì, Lindoro mio sarà;
lo giurai, la vincerò.
Il tutor ricuserà,
io l'ingegno aguzzerò.
Alla fin s'accheterà
e contenta io resterò
Sì, Lindoro mio sarà;
lo giurai,
la vincerò.
Io sono docile,
son rispettosa,
sono obbediente,
dolce, amorosa;
mi lascio reggere,
mi fo guidar.
Ma se mi toccano
dov'è il mio debole,
sarò una vipera, sarò
e cento trappole
prima di cedere
farò giocar!
Sì sì, la vincerò!
Potessi almeno
mandargli questa lettera.
Ma come?
Di nessun qui mi fido;
il tutore ha cent'occhi...
Basta, basta;
sigilliamola intanto.
Con Figaro, il barbier,
dalla finestra
disorrer l'ho veduto più d'un'ora.
Figaro è un galantuomo,
un giovin di buon core
Chi sa ch'ei
non protegga il nostro amore!

FIGARO
Oh, buon dì, signorina.

ROSINA
Buon giorno, signor Figaro.

FIGARO
E bene, che si fa?

ROSINA
Si muor di noia.

FIGARO
Oh diavolo! Possibile!
Un ragazza
bella e spiritosa.

ROSINA
Ah, ah, mi fate ridere!
Che mi serve lo spirito,
che giova la bellezza
se chiusa io sempre
sto fra quattro mura
che mi par d'esser
proprio in sepoltura?

FIGARO
In sepoltura? Oibò!
Sentite io voglio...

ROSINA
Ecco il tutor.

FIGARO
Davvero?

ROSINA
Certo, certo; è il suo passo.

FIGARO
Salva, salva!
Fra poco
ci rivedremo.
Ho a dirvi qualche cosa.

ROSINA
E ancor io, signor Figaro.

FIGARO
Bravissima, vado.

ROSINA
Quanto è garbato!

BARTOLO
Ah, disgraziato Figaro! ¡Ah!
Ah, indegno!
Ah, maledetto! Ah, scellerato!

ROSINA
Ecco qua: sempre grida.

BARTOLO
Ma si può dar di peggio!
Un' ospedale ha fatto
di tutta la famiglia
a forza d'oppio,
sangue e stranutiglia.
Signorina, il barbiere lo vedeste?

ROSINA
Perchè?

BARTOLO
Perchè lo vo' sapere.

ROSINA
Forse anch'egli
v'adombra?

BARTOLO
E perchè no?

ROSINA
Ebben, ve lo dirò.
Sì, l'ho veduto,
gli ho parlato, mi piace,
m'è simpatico il suo discorso,
il suo gioviale aspetto...
Crepa di rabbia, vecchio maledetto!

BARTOLO
Vedete che grazietta!
Più l'amo,
e più mi sprezza la briccona.
Certo, certo è il barbiere
che la mette in malizia.
Chi sa cosa le ha detto! Chi sa!
Or lo saprò.
Ehi. Berta. Ambrogio!

BERTA
Eccì...

AMBROGIO
Ah... ah! Che comanda?

BARTOLO
Dimmi...

BERTA
Eccì...

BARTOLO
Il barbiere parlato ha
con Rosina?

BERTA
Eccì...

BARTOLO
Rispondi almen tu,
babbuino.

AMBROGIO
Ah... ah!

BARTOLO
Che pazienza!

AMBROGIO
Ah... ah! che sonno!

BARTOLO
Ebben!

BERTA
Venne, ma io...

BARTOLO
Rosina...

AMBROGIO
Ah... ah!

BERTA
Eccì...

BARTOLO
Che serve!
Eccoli qua,
son mezzo morti.
Andate.

AMBROGIO
Ah... ah!

BERTA
Eccì... eccì...

BARTOLO
Eh, il diavolo che vi porti!
Ah! Barbiere d'inferno...
Tu me la pagherai.
Qua, Don Basilio;
giungete a tempo!
Oh! Io voglio
per forza o per amor
dentro domani
sposar la mia Rosina.
Avete inteso?

BASILIO
Eh, voi dite benissimo, e appunto
io qui veniva ad avvisarvi.
Ma... segretezza...
è giunto il Conte d'Almaviva.

BARTOLO
Chi?
L'incognito
amante della Rosina?

BASILIO
Appunto quello.

BARTOLO
Oh diavolo!
Ah, qui ci
vuol rimedio!

BASILIO
Certo, ma alla sordina.

BARTOLO
Sarebbe a dir?

BASILIO
Così, con buona grazia bisogna
principiare a inventar
qualche favola
che al pubblico lo metta
in mala vista,
che comparir lo faccia
un uomo infame,
un'anima perduta
Io, io vi servirò:
fra quattro giorni, credete a me,
Basilio ve lo giura,
noi lo farem sloggiar
da queste mura.

BARTOLO
E voi credete?

BASILIO
Oh, certo!
È il mio sistema. E non sbaglia.

BARTOLO
E vorreste? Ma... una calunnia...

BASILIO
Ah, dunque la calunnia
cos'è voi non sapete?

BARTOLO
No, davvero.

BASILIO
No? Uditemi e tacete.
Escena 2

ROSINA
Hace poco una voz
en el corazón me resonó;
mi corazón herido está ya
y fue Lindoro quien lo lastimó.
Si, Lindoro mío será,
lo juré y me saldré con la mía.
El tutor se negará,
yo mi ingenio aguzaré.
Al final se calmará
y contenta quedaré.
Si, Lindoro mío será,
lo he jurado,
y me saldré con la mía.
Yo soy dócil
y respetuosa,
soy obediente,
dulce, amorosa,
me dejo gobernar,
me dejo guiar.
Pero si me tocan
en mi punto flaco
seré una víbora, lo seré,
y de cien trampas
me serviré
antes de ceder.
¡Sí, sí, me saldré con la mía!
¡Si pudiese al menos
mandarle esta carta!
Pero ¿cómo?
Aquí no me fío de nadie:
el tutor tiene cien ojos...
Basta, basta,
de momento la sellaremos.
Desde la ventana lo he visto
hablar con Fígaro
el barbero más de una hora.
Fígaro es un caballero,
un joven de buen corazón.
Quién sabe si protegerá
nuestros amores.

FÍGARO
¡Oh, buenos días, señorita!

ROSINA
Buenos días, señor Fígaro.

FÍGARO
Y bien, ¿qué tal van las cosas?

ROSINA
Se muere una de aburrimiento.

FÍGARO
¡Diablos! ¿Será posible?
Una muchacha
hermosa y graciosa.

ROSINA
¡Ja! ¡Ja! ¡Me hacéis reír!
¿De qué sirve la gracia,
de qué la belleza,
si siempre estoy encerrada
entre cuatro paredes,
que me parece estar
verdaderamente en la sepultura?

FÍGARO
¿En la sepultura? ¡Caramba!
Escuchad: yo quería...

ROSINA
Ahí está el tutor.

FÍGARO
¿De veras?

ROSINA
Cierto, cierto; son sus pasos.

FÍGARO
¡Os dejo, os dejo!
Dentro de poco
nos veremos de nuevo.
Tengo algo que deciros.

ROSINA
Y yo también, señor Fígaro.

FÍGARO
Estupendo, me voy.

ROSINA
¡Qué tipo tan estupendo!

BARTOLO
¡Desgraciado Fígaro!
¡Ah, indigno!
¡Ah, maldito! ¡Ah, perverso!

ROSINA
Ya está aquí: siempre gritos.

BARTOLO
Pero ¿es que hay algo peor?
Ha convertido en un hospital
toda la familia
a fuerza de opio,
sangre y rapé.
Señorita, ¿habéis visto al barbero?

ROSINA
¿Por qué?

BARTOLO
Porque lo quiero saber.

ROSINA
¿Es que acaso tenéis miedo
de que os haga sombra?

BARTOLO
¿Y por qué no?

ROSINA
Pues bien, os lo diré.
Sí, le he visto,
le he hablado, me gusta
y me agrada su modo de hablar
y su aspecto juvenil...
¡Revienta de rabia, viejo maldito!

BARTOLO
¡Vaya una gracia!
Cuanto más la amo,
más me desprecia la bribona.
Cierto, cierto que es el barbero,
el que despierta su malicia.
¡Quién sabe lo que le habrá dicho!
Ahora lo sabré.
¡Eh, Berta! ¡Ambrogio!

BERTA
¡Achís!

AMBROGIO
¡Ah.. ah! ¿Qué manda?

BARTOLO
Dime...

BERTA
¡Achís!

BARTOLO
¿Ha hablado el barbero
con Rosina?

BERTA
¡Achís!

BARTOLO
¿Responde tú, al menos,
bobalicón!

AMBROGIO
¡Ah... ah!

BARTOLO
¡Qué paciencia se necesita!

AMBROGIO
¡Ah... ah... qué sueño!

BARTOLO
¿Y bien?

BERTA
Vino, pero yo...

BARTOLO
Rosina...

AMBROGIO
¡Ah... ah!

BERTA
¡Achís!

BARTOLO
¡No hay nada que hacer!
Aquí están,
los dos medio muertos.
Marchaos.

AMBROGIO
¡Ah... ah!

BERTA
Achís... achís.

BARTOLO
¡Así se os lleve el diablo!
¡Ah! Barbero del infierno...
me las pagarás.
Vamos, don Basilio;
llegáis a tiempo.
¡Oh! Yo quiero,
por fuerza o por amor,
casarme con mi Rosina
antes de mañana.
¿Habéis comprendido?

BASILIO
Eh, decís muy bien y precisamente
venía para avisaros...
Pero... con mucho secreto...
ha llegado el Conde de Almaviva.

BARTOLO
¿Quién?
¿El desconocido
enamorado de Rosina?

BASILIO
Justamente ése.

BARTOLO
¡Oh, diablos!
¡Ah, hay que ponerle
remedio a esto!

BASILIO
Cierto, pero con sordina.

BARTOLO
¿Qué queréis decir?

BASILIO
Que, con habilidad, es preciso
empezar a inventar
alguna fábula
que ante el público lo presente
bajo un aspecto desfavorable,
que lo haga aparecer como
un hombre infame,
un alma perdida.
Yo, yo os serviré para esto:
en cuatro días, creedme,
Basilio os lo jura,
haremos que tenga que abandonar
las murallas de esta ciudad.

BARTOLO
¿Vos creéis?

BASILIO
¡Oh, cierto!
Es mi sistema. Y no falla.

BARTOLO
¿Y queréis? Pero... una calumnia...

BASILIO
Ah, pero ¿no sabéis
qué es una calumnia?

BARTOLO
No, en verdad.

BASILIO
¿No? Escuchadme y callad.

jueves, 16 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; La calunnia è un venticello


BASILIO
La calunnia è un venticello,
un'auretta assai gentile
che insensibile, sottile,
leggermente, dolcemente
incomincia,.
incomincia a sussurrar
Piano piano, terra terra,
sottovoce, sibilando,
va scorrendo, va scorrendo
va ronzando, va ronzando;
nell'orecchie della gente
s'introduce,
s'introduce destramente,
e le teste ed i cervelli,
e le teste ed i cervelli fa stordire,
fa stordire e fa gonfiar.
Dalla bocca fuori uscendo
lo schiamazzo va crescendo
prende forza a poco a poco,
vola già di loco in loco;
sembra il tuono, la tempesta
che nel sen della foresta
va fischiando,
brontolando, e ti fa d'orror gelar.
Alla fin trabocca e scoppia,
si propaga, si raddoppia
e produce un'esplosione
come un colpo di cannone,
come un colpo di cannone.
Un tremuoto, un temporale,
che fa l'aria rimbombar!
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.
Ah! che ne dite?
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.
E il meschino calunniato,
avvilito, calpestato,
sotto il pubblico flagello
per gran sorte ha crepar.
Ah! che ne dite?

BARTOLO
Eh! sarà ver,
ma intanto
si perde tempo,
e qui stringe il bisogno.
No: vo' fare a modo mio:
in mia camera andiam.
Voglio che insieme
i1 contratto
di nozze ora stendiamo.
Quando sarà mia moglie,
da questi zerbinotti innamorati
metterla in salvo sarà
pensier mio.

BASILIO
Vengan denari:
al resto son qua io.

FIGARO
Ma bravi! ma benone!
Ho inteso tutto.
Evviva il buon dottore!
Povero babbuino! Tua sposa?
Eh, via! pulisciti il bocchino.
Or che stanno là chiusi,
procuriam di parlare
alla ragazza:
eccola appunto.

ROSINA
Ebbene, signor Figaro?

FIGARO
Gran cose, signorina.

ROSINA
Sì, davvero?

FIGARO
Mangerem dei confetti.

ROSINA
Come sarebbe a dir?

FIGARO
Sarebbe a dire,
che il vostro bel tutore
ha stabilito esser dentro doman
vostro marito.

ROSINA
Eh, via!

FIGARO
Oh, ve lo giuro;
a stender il contratto
col maestro di musica
là dentro s'è serrato.

ROSINA
Sì?
oh, l'ha sbagliata affè!
Povero sciocco!
L'avrà a far con me.
Ma dite, signor Figaro,
voi poco fa sotto le mie finestre
parlavate a un signore?

FIGARO
Ah... un mio cugino.
Un bravo giovinotto;
buona testa, ottimo cor;
qui venne i suoi studi a compire,
e il poverin
cerca di far fortuna.

ROSINA
Fortuna? oh, la farà.

FIGARO
Oh, ne dubito assai: in confidenza
ha un gran difetto addosso.

ROSINA
Un gran difetto?

FIGARO
Ah, grande:
è innamorato morto.

ROSINA
Sì, davvero?
Quel giovane, vedete,
m'interessa moltissimo.

FIGARO
Per Bacco!

ROSINA
Non mi credete?

FIGARO
Oh sì!

ROSINA
E la sua bella, dite, abita lontano?

FIGARO
Oh, no! Cioè...
qui, due passi...

ROSINA
Ma è bella?

FIGARO
Oh, bella assai!
Eccovi il suo ritratto
in due parole:
Magretta, genialotta,
capello nero, guancia porporina,
occhio che parla,
mano che innamora

ROSINA
E il nome?

FIGARO
Ah, il nome ancora?
Il nome...
Ah, che bel nome!
Si chiama...

ROSINA
Ebben? Si chiama?

FIGARO
Poverina!...
Si chiama R-o Ro... s-i si...
Rosi... n-a na...
Rosina.
BASILIO
La calumnia es un vientecillo,
es un aura muy gentil,
que insensible, sutil,
con ligereza, suavemente,
empieza,
empieza a murmurar.
Poco a poco, a ras de suelo,
en voz baja, sibilando
va corriendo, va zumbando,
va corriendo, va zumbando;
y en el oído de la gente
se introduce
se introduce hábilmente
y a las cabezas y cerebros,
y a las cabezas y cerebros
aturde, aturde e hincha.
Una vez fuera de la boca
el alboroto va creciendo,
gana fuerza poco a poco
y vuela de un lugar a otro;
parece el trueno, la tempestad
que en medio de los bosques
va silbando
y atronando y nos hiela de horror.
Al fin se desborda y estalla,
se propaga y se redobla
y produce una explosión,
como un disparo de cañón,
como un disparo de cañón.
Un terremoto, un temporal,
que hace temblar el aire.
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.
¿Qué os parece?
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.
Y el infeliz calumniado,
envilecido, aplastado,
bajo el azote público podrá
considerarse afortunado si muere.
¿Qué os parece?

BARTOLO
Sí, será cierto,
pero mientras tanto
se pierde tiempo
y aquí el tiempo apremia.
No: quiero hacerlo a mi manera,
vamos a mi habitación.
Quiero que juntos
extendamos ahora
el contrato matrimonial.
Cuando sea mi esposa,
de esos petimetres
enamorados ya sabré yo
ponerla a salvo.

BASILIO
Venga dinero;
para lo demás aquí estoy yo.

FÍGARO
¡Bravo! ¡Magnífico!
Lo he oído todo.
Que viva el buen doctor.
¡Pobre infeliz! ¿Tu esposa?
¡Anda ya y que te zurzan!
Ahora que se han encerrado
procuremos hablar
con la muchacha:
aquí está, precisamente.

ROSINA
¿Y bien, señor Fígaro?

FÍGARO
Grandes novedades, señorita.

ROSINA
¿Sí, de veras?

FÍGARO
Comeremos peladillas.

ROSINA
¿Qué queréis decir?

FÍGARO
Quiero decir,
que vuestro buen tutor
ha decidido ser antes de mañana
vuestro marido.

ROSINA
¡Vamos!

FÍGARO
Oh, os lo juro;
para extender el contrato
con el maestro de música
se ha encerrado allí dentro.

ROSINA
¿Sí?
¡Pues se ha equivocado, a fe mía!
¡Pobre tonto!
Tendrá que vérselas conmigo.
Pero decidme, señor Fígaro,
¿vos, hace poco, bajo mi ventana,
hablabais con un señor?

FÍGARO
Ah... es primo mío.
Un joven estupendo,
buena cabeza, corazón excelente;
ha venido para acabar sus estudios
y el pobrecillo
trata de hacer fortuna.

ROSINA
¿Fortuna? La hará.

FÍGARO
Oh, lo dudo mucho; en confianza,
tiene un gran defecto.

ROSINA
¿Un gran defecto?

FÍGARO
¡Ah, grande!
Está locamente enamorado.

ROSINA
¿Ah, sí? ¿De verdad?
Ese joven, sabedlo,
me interesa muchísimo.

FÍGARO
¡Caramba!

ROSINA
¿No lo creéis?

FÍGARO
¡Oh, sí!

ROSINA
Y su amada, decidme, ¿vive lejos?

FÍGARO
¡Oh, no! Es decir...
¡aquí mismo, a dos pasos!...

ROSINA
¿Y es hermosa?

FÍGARO
¡Oh, sí, muy hermosa!
Aquí tenéis su retrato
en dos palabras:
Delgada, con mucho carácter,
pelo negro, mejillas de púrpura,
ojos que hablan,
mano que enamora.

ROSINA
¿Y su nombre?

FÍGARO
¿Ah, también el nombre?
El nombre...
¡Ah, qué nombre tan hermoso!
Se llama...

ROSINA
Y bien. ¿Se llama?

FÍGARO
¡Pobrecilla!...
Se llama R-o Ro... s-i si...
Rosi... n-a... na...
Rosina.

miércoles, 15 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; Dunque io son


ROSINA
Dunque io son...
Tu non m'inganni?
Dunque io son la fortunata!
Già me l'ero immaginata:
lo sapeva pria di te.

FIGARO
Di Lindoro il vago oggetto
siete voi, bella Rosina.
Oh, che volpe sopraffina,
ma l'avrà da far con me.

ROSINA
Senti, senti, m'a
Lindoro per parlar
come si fa?

FIGARO
Zitto, zitto, qui Lindoro
per parlarvi or or sarà.

ROSINA
Per parlarmi?
Bravo! bravo!
Venga pur,
ma con prudenza;
io già moro d'impazienza!
Ma che tarda? ma che fa?

FIGARO
Egli attende qualche segno,
poverin, del vostro affetto;
sol due righe di biglietto
gli mandate,
e qui verrà.
Che ne dite?

ROSINA
Non vorrei...

FIGARO
Su, coraggio.

ROSINA
Non saprei...

FIGARO
Sol due righe...

ROSINA
Mi vergogno...

FIGARO
Ma di che? Si sa!
Presto, presto, qua un biglietto.

ROSINA
Un biglietto? Eccolo qua.

FIGARO
Già era scritto? Ve',
che bestia!
Il maestro faccio a lei!

ROSINA
Fortunati affetti miei!
Io comincio a respirar.

FIGARO
Ah, che in cattedra
costei di malizia
può dettar.

ROSINA
Ah, tu solo, amor,
tu sei, che mi devi consolar!

FIGARO
Donne, donne, eterni Dei,
chi vi arriva a indovinar?

ROSINA
Ora mi sento meglio.
Questo Figaro
è un bravo giovinotto.

BARTOLO
Insomma, colle buone,
potrei sapere dalla mia Rosina
che venne a far
colui questa mattina?

ROSINA
Figaro? Non so nulla.

BARTOLO
Ti parlò?

ROSINA
Mi parlò.

BARTOLO
Che ti diceva?

ROSINA
Oh! mi parlò di cento bagattelle,
del figurin di Francia...
del mal della
sua figlia Marcellina.

BARTOLO
Davvero?
Ed io scommetto che portò
la risposta al tuo biglietto.

ROSINA
Qual biglietto?

BARTOLO
Che serve!
L'arietta dell'Inutil Precauzione
che ti cadde
staman giù dal balcone.
Vi fate rossa?
Avessi indovinato!
Che vuol dir questo dito
così sporco d'inchiostro?

ROSINA
Sporco?
oh, nulla. Io me l'avea scottato
e coll'inchiostro or...
or l'ho medicato.

BARTOLO
Diavolo!
E questi fogli
or son cinque eran sei.

ROSINA
Que' fogli?...
È vero. D'uno mi son servita
a mandar dei confetti a Marcellina.

BARTOLO
Bravissima! E la penna
perchè fu temperata?

ROSINA
Maledetto! La penna!
Per disegnare un fiore
sul tamburo.

BARTOLO
Un fiore!

ROSINA
Un fiore.

BARTOLO
Un fiore. Ah! fraschetta!

ROSINA
Davver.

BARTOLO
Zitta!

ROSINA
Credete...

BARTOLO
Basta così!

ROSINA
Signor...

BARTOLO
Non più... tacete!
ROSINA
Así pues, ¿soy yo?
¿No me engañas?
Así pues, ¡soy yo la afortunada!
Ya me lo había imaginado
lo sabía antes que tú.

FÍGARO
De Lindoro el ser querido
sois vos, bella Rosina.
¡Oh qué zorra mas astuta!
Pero tendrá que vérselas conmigo.

ROSINA
Escucha, escucha, pero,
¿para hablar con Lindoro
qué hay que hacer?

FÍGARO
Silencio, silencio, aquí Lindoro,
para hablaros pronto vendrá.

ROSINA
¿Para hablarme?
¡Estupendo! ¡Estupendo!
Que venga, pues,
pero con prudencia;
¡yo ya me muero de impaciencia!
Pero ¿por qué tarda? ¿Qué hace?

FÍGARO
Él espera alguna señal,
pobrecillo,de vuestro afecto;
con una nota de dos líneas
que le mandéis,
vendrá aquí al punto
¿Qué os parece?

ROSINA
No quisiera...

FÍGARO
Ánimo, valor.

ROSINA
No sabría...

FÍGARO
Sólo dos líneas...

ROSINA
Me da vergüenza...

FÍGARO
Pero, ¿de qué? ¡Ya se sabe!
Rápido, rápido, dadme una cartita.

ROSINA
¿Una cartita? ¡Aquí la tenéis!

FÍGARO
¿Ya estaba escrita? Vaya,
¡qué bestia!
¡Y yo queriendo hacer de maestro!

ROSINA
¡Afortunado afecto mío,
ya empiezo a respirar!

FÍGARO
Ah, que en una cátedra
esta muchacha podría dar
clases de malicia.

ROSINA
¡Ah, tú solo, amor,
eres tú quien me debe consolar!

FÍGARO
Mujeres, mujeres. ¡eternos dioses!
¿Quién os llegará a conocer?

ROSINA
Ahora estoy más tranquila.
Este Fígaro
es un muchacho estupendo.

BARTOLO
En resumen, y por las buenas,
¿podría yo saber por mi Rosina
qué ha venido a hacer ése
aquí esta mañana?

ROSINA
¿Fígaro? No sé nada.

BARTOLO
¿Te habló?

ROSINA
Me habló.

BARTOLO
¿Y qué te ha dicho?

ROSINA
Oh, me habló de bagatelas,
de los figurines de Francia...
de la enfermedad
de su hija Marcelina.

BARTOLO
¿De veras?
Pues yo sospecho que trajo
la respuesta a tu carta.

ROSINA
¿Qué carta?

BARTOLO
¡Vamos!
El aria de la "Inutil precauzione"
que esta mañana
se te cayó desde el balcón.
¿Enrojeces?
¿Lo habré adivinado acaso?
¿Qué significa ese dedo
manchado de tinta?

ROSINA
¿Manchado?
Oh, nada. Me lo he quemado
y me lo he curado con...
tinta ahora mismo.

BARTOLO
¡Diablos!
Y estas hojas
ahora son cinco y antes seis.

ROSINA
¿Esas hojas?...
Es verdad. He utilizado una
para enviar caramelos a Marcelina.

BARTOLO
¡Estupendo! Y la pluma,
¿por qué está afilada?

ROSINA
¡Maldito! ¡La pluma!
Para dibujar una flor
en mi bordado.

BARTOLO
¡Una flor!

ROSINA
Una flor.

BARTOLO
¡Una flor! ¡Ah, desvergonzada!

ROSINA
De verdad.

BARTOLO
¡Silencio!

ROSINA
Creedme.

BARTOLO
Ya basta.

ROSINA
Señor...

BARTOLO
Basta... ¡callad!

martes, 14 de julio de 2015

Rossini. Il barbiere di Siviglia; A un dottor della mia sorte


BARTOLO
A un dottor della mia sorte
queste scuse, signorina!
Vi consiglio, mia carina,
un po' meglio
a imposturar.
I confetti alla ragazza!
Il ricamo sul tamburo!
Vi scottaste: eh via!
Ci vuol altro, figlia mia,
per potermi corbellar.
Perchè manca là quel foglio?
Vo' saper cotesto imbroglio.
Sono inutili le smorfie!
Ferma là, non mi toccate,
no, figlia mia non lo sperate,
ch'io mi lasci infinocchiar.
A un dottor della mia sorte
queste scuse, signorina!
Vi consiglio, mia carina,
un po' meglio
a imposturar.
Via, carina, confessate!
Son disposto a perdonar.
Non parlate? Vi ostinate?
So ben io
quel che ho da far.
Signorina, un'altra volta
quando Bartolo andrà fuori,
la consegna ai servitori
a suo modo far saprà.
Signorina, un'altra volta
quando Bartolo andrà fuori,
la consegna ai servitori
a suo modo far saprà.
Ah, non servono le smorfie,
faccia pur
la gatta morta!
Cospetton! per quella porta
nemmen l'aria entrar potrà!
E Rosina innocentina,
sconsolata, disperata...
Ah, non servono le smorfie,
faccia pur
la gatta morta!
Cospetton! per quella porta
nemmen l'aria entrar potrà!
in sua camera serrata
fin ch'io voglio
star dovrà.
sì, sì, sì...
in sua camera serrata
fin ch'io voglio
star dovrà.
sì, sì, sì!
Signorina, un'altra volta
quando Bartolo andrà fuori,
la consegna ai servitori
a suo modo far saprà.
Ah, non servono le smorfie,
faccia pur
la gatta morta!
Cospetton! per quella porta
nemmen l'aria entrar potrà!
E Rosina innocentina,
sconsolata, disperata...
Un dottor della mia sorte
non si lascia infinocchiar!

ROSINA
Brontola quanto vuoi,
chiudi porte e finestre.
Io me ne rido: già di noi femmine
alla più marmotta
per aguzzar l'ingegno
e far la spiritosa, tutto a un tratto
basta chiuderla chiave
e il colpo è fatto!

BERTA
Finora i questa camera
mi parve di sentir un mormorio;
sarà stato il tutor, colla pupilla..
non ha un'ora
di ben.
Queste ragazze
non la voglion capir... battono.

CONTE
Aprite.

BERTA
Vengo!... Eccì!...
Ancora dura:
quel tabacco m'ha
posta in sepoltura.
BARTOLO
¡A un doctor de mi condición
excusas como éstas, señorita!
Os aconsejo, querida mía,
que lo hagáis un poco mejor
cuando mintáis.
¡Los caramelos a la niña!
¡El bordado!
¡Os quemasteis: anda vamos!
Hace falta algo distinto, hija mía,
para poder engañarme.
¿Por qué falta de ahí esa hoja?
Quiero saber qué es este embrollo.
¡Son inútiles las zalamerías!
Quieta ahí, ¡no me toquéis,
no, hija mía, no esperéis
que yo me deje enredar.
¡A un doctor de mi condición
excusas como éstas, señorita!
Os aconsejo, querida mía,
que lo hagáis un poco mejor
cuando mintáis.
Vamos, querida, ¡confesad!
Estoy dispuesto a perdonar.
¿No habláis? ¿Os obstináis?
Sé muy bien
lo que tengo que hacer.
Señorita, otra vez
que Bartolo tenga que salir
ya sabrá dar las órdenes
a los criados a su manera.
Señorita, otra vez
que Bartolo tenga que salir
ya sabrá dar las órdenes
a los criados a su manera.
¡Ah!, ¡no sirven las zalamerías,
por más que se haga
la gata muerta!
¡Diantre! ¡Por esa puerta
ni siquiera el aire podrá entrar!
Y Rosina la inocentita,
desconsolada, desesperada...
¡Ah!, ¡no sirven las zalamerías,
por más que se haga
la gata muerta!
¡Diantre! ¡Por esa puerta
ni siquiera el aire podrá entrar!
En su cuarto, encerrada
deberá quedarse
hasta que yo quiera
sí, sí, sí,
en su cuarto, encerrada
deberá quedarse
hasta que yo quiera
¡Sí, sí... sí!
Señorita, otra vez
que Bartolo tenga que salir
ya sabrá dar las órdenes
a los criados a su manera.
¡Ah!, ¡no sirven las zalamerías,
por más que se haga
la gata muerta!
¡Diantre! ¡Por esa puerta
ni siquiera el aire podrá entrar!
Y Rosina, inocentita,
desconsolada, desesperada...
¡Un doctor de mi condición
no se deja engatusar!

ROSINA
Gruñe cuanto quieras,
cierra puertas y ventanas.
Me río de eso, pues las mujeres,
incluso la más tonta,
aguzan el ingenio
y se vuelven ingeniosas de golpe:
para ello basta cerrarlas con llave
y ya está todo hecho.

BERTA
Hasta ahora en esta habitación
me pareció oír un rumor:
habrá sido el tutor con la pupila..
no tiene un momento
de tranquilidad.
Estas muchachas
no la quieren entender... llaman.

CONDE
Abrid.

BERTA
¡Voy!... ¡Achís!...
Todavía me dura:
ese tabaco me ha puesto
al borde de la sepultura.